Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

AMLO y el EZLN: la alianza que no fue

El pasado 1 de enero, en el marco de su 26 aniversario, integrantes del EZLN se manifestaron en contra de los megaproyectos impulsado por el gobierno actual, como el Tren Maya. A través de la voz del subcomandante Moisés, los zapatistas se refirieron al presidente AMLO como “el capataz” y aseguraron que las consultas para la construcción de estas grandes obras han sido un simulacro y un ataque a la madre tierra, por lo que, advirtieron, la defenderán ”hasta morir”, si es preciso. 

Opinión 13 de enero de 2020 ECMCMEXICO ECMCMEXICO
WhatsApp Image 2020-01-12 at 20.36.39
Marcos y López Obrador, 1996 Del periódico Novedades Tabasco, 3 de julio de 1996

Por Rita Balderas[1]

El pasado 1 de enero, en el marco de su 26 aniversario, integrantes del EZLN se manifestaron en contra de los megaproyectos impulsado por el gobierno actual, como el Tren Maya. A través de la voz del subcomandante Moisés, los zapatistas se refirieron al presidente AMLO como “el capataz” y aseguraron que las consultas para la construcción de estas grandes obras han sido un simulacro y un ataque a la madre tierra, por lo que, advirtieron, la defenderán ”hasta morir”, si es preciso. 

Al día siguiente, durante su conferencia mañanera, el presidente AMLO respondió a los zapatistas, dijo no estar preocupado y señaló que nadie lo iba a “cucar”, es decir a provocar. El presidente reiteró que en este país prevalece la libertad de expresión, pero también recalcó que el EZLN no tiene toda la información sobre los megaproyectos de su gobierno y que él no es como Salinas de Gortari. A pesar de usar un tono conciliador y respetuoso, el presidente sugirió que los zapatistas en realidad son parte del grupo de los “conservadores” que se niegan al cambio. 

El presidente López dijo no tener conflictos con el subcomandante Marcos, ni con ningún dirigente del zapatismo y señaló que la última vez que vio a Marcos fue antes de dirigir el PRD. Tras este intercambio de opiniones, diversos analistas afirmaron que el EZLN estaba siendo financiado por grupos de derecha, opositores al nuevo gobierno, y otros enfatizaron en que AMLO debería tomar con seriedad las advertencias de los zapatistas porque no se trata de cualquier movimiento social, sino de uno armado. 

Durante décadas AMLO ha señalado que tiene una estrecha relación con los indígenas. Y aunque pudiera pensarse que existe una larga historia entre el político tabasqueño y el EZLN, pues ambos apelan a la igualdad y a la justicia social, la historia prueba que no es así.  

La primera mención que hizo AMLO sobre el EZLN sucedió el 6 de febrero de 1994, cuando era candidato a gobernador de Tabasco e hizo fuertes declaraciones en una entrevista realizada por el periódico La Jornada. Entre otros temas, que incendiaron la prensa de aquella época, AMLO señaló que, de resultar ganador de la elección, habría un gobierno principalmente indígena y expresó que las demandas que entonces tenía el EZLN eran justas y compartidas. 

 

“Son justas sus demandas, las compartimos. Nosotros trabajamos todos los días con la gente y sabemos lo que están sufriendo y de la desesperación que produce la pobreza y la opresión, ojalá Carlos Salinas de Gortari reflexionara
serenamente y tomara la iniciativa democrática. Sin embargo, no compartimos con el EZLN la decisión de levantarse en armas porque creemos que se puede avanzar dentro de la legalidad, pero no los condenamos, a ellos se les cerraron todos los caminos. Ojalá que se concerte la paz y que (Carlos) Salinas entienda que la política se inventó para evitar la guerra”. 

El 3 de julio de 1996, AMLO se entrevistó con el Subcomandante Marcos en Chiapas. El objetivo de dicho encuentro fue generar un compromiso entre el PRD y el EZLN para la transformación democrática del país.

La prensa local chiapaneca de 1996, dijo no creer en la intención de López Obrador y calificó el encuentro con el subcomandante Marcos como una oportunidad del tabasqueño para sumarse unos puntos de popularidad, pues se encontraba en plena campaña por la dirigencia del PRD. Mientras tanto, en Tabasco, se prendieron las señales de alerta, pues AMLO tenía fama de ser un político anti-institucional y su posible acercamiento con el zapatismo tensó a los empresarios y a la población en general por la posible alianza.  

Estos dos actores políticos tampoco han compartido enemigo común, pues mientras el EZLN ha luchado contra la desigualdad generada por políticas neoliberales como el Tratado de Libre Comercio (antes TLC, hoy T-MEC) AMLO ha construido su imagen pública al amparo del linchamiento a Carlos Salinas de Gortari y su gobierno firmó el Tratado de México, Estados Unidos y Canadá el pasado diciembre de 2019 con una gran cantidad de elementos neoliberales y desventajas comparativas para México.

A partir de este brevísimo recuento, valdría la pena preguntarle al presidente AMLO ¿En esta ocasión las demandas del EZLN dejaron de ser justas? ¿Ya no existe posibilidad de ir juntos a la transformación democrática del país? ¿El gobierno entiende realmente la pobreza y opresión que viven los indígenas de México? ¿Se actuará en el marco de la legalidad para realizar los megaproyectos? ¿Llamar a los zapatistas conservadores es una auténtica clasificación o es parte de un linchamiento estratégico para criminalizar una demanda legítima?

Quizá sea importante que el presidente AMLO recuerde sus propias palabras: la política se inventó para evitar la guerra y hay grupos a los que se les han cerrado todos los caminos y no les ha quedado otra vía que levantarse en armas. 

Como dicen los que saben, no hay enemigo pequeño y el EZLN podría convertirse en un auténtico adversario del actual gobierno si no se le dimensiona de manera adecuada. 


 
[1] Doctora por la UAM Cuajimalpa y docente en la UNAM, México.

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], estamos muy agradecidos de tu aporte . ¡Participa!

globatium, periódico colaborativo de España e Iberoamérica

Te puede interesar

Ana Alba recibe el XIII Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado

Ana Alba, una mirada humana sobre la realidad

Sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA)
Opinión 07 de abril de 2020

La periodista barcelonesa recibe en la distancia desde Barcelona el reconocimiento del Premio Internacional de Periodismo Julio Anguita Parrado en su XIII edición, por su profesionalidad y su humanidad

cuarentena3

A quienes no morirán por coronavirus

Joaquim Bosch - Rédaction France
Opinión 17 de marzo de 2020

La pandemia de gripe de 1918 mató en España a más de 300.000 personas de todas las edades e infectó a cerca de 8 millones, en un país con menos de la mitad de la población actual.

Lo más visto

hacia el nuevo humanismo

Convocando hacia el Nuevo Humanismo

Hugo RG
Opinión 19 de mayo de 2020

El futuro será según lo construyamos y ojalá utilicemos herramientas que sean útiles a todos y recordando las palabras del sabio "No habrá progreso social si no es de todos y para todos"

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación

Boletín Globatium

booked.net