“El acuerdo social entre los ciudadanos y el Estado se ha roto. ¡Y con ello, la confianza!” Entrevista con Claire Mirabeau(*)

Europa 21 de diciembre de 2019 Por
El equipo de Pressenza Francophone acudió a la manifestación parisina organizada este jueves 12 de diciembre de 2019 contra la reforma del sistema de pensiones. En la procesión, participamos en un debate profundo con Claire Mirabeau*. Una ciudadana comprometida que compartió con nosotros su visión de la Francia de hoy. Aquí está un resumen de la entrevista:
Manifestation
- (Imagen de Pressenza)

logoglo19R150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado.

¿Es obsoleta la noción de Estado de Bienestar (Estado Social)?

Las contribuciones sociales que cada ciudadano paga deben servir a la comunidad, pero sobre todo sirven para ser actores. En otras palabras, usted contribuye a un sistema social y también es un actor político. Si los empleadores fueran los únicos que pagan sus cargos, usted ya no tendría derecho a decidir, o a oponerse a medidas que le parezcan injustas. En resumen, las aportaciones fortalecen la solidaridad, pero también mis derechos como ciudadano.

Cuantas más empresas grandes tengan los medios, más podrán decidir sobre nuestras condiciones de trabajo. En Francia hemos comprendido que los gobiernos no son más que peones en un sistema mundial extremadamente capitalista, y que están ahí para posicionar sus intereses. Ya no forman parte de la aventura colectiva. Estamos dentro de una gran empresa. Ponemos en la oposición a personas que están en la misma precariedad. Sobre todo, debemos luchar para evitar que el capital se apodere de todo. No vamos en la dirección correcta; hoy en día, el agua se está privatizando, la energía se está privatizando, el aire se está privatizando, es una locura. Los recursos naturales no deben ser propiedad de empresas privadas. Sin embargo, creo que hay una conciencia.

Deberíamos seguir hablando de ello. Contar a nuestros niños la historia de su país, nuestra historia colectiva, para que tomen conciencia y defiendan nuestros derechos. No muramos sin intentarlo. Creo que deberíamos seguir votando, ir a las urnas. Incluso si votamos por una utopía, debemos intentarlo.

Informarse hoy en día es algo muy difícil

Obtener información hoy en día es algo muy difícil. Tomarse el tiempo para leer, comprender, pensar, es difícil. Hay 12.000 noticias al día, y las falsas, y las reales, para ordenar, para elegir. Estamos invadidos por información que no tenemos tiempo de analizar y digerir. Si no lo analizamos, estamos jodidos. Y para analizar tenemos que aceptar que lleva tiempo. No debemos mirar la información de todos los días, yo también estoy abrumada, la miro, pero no debemos mirarla de un día para otro. Esa es la importancia de los semanarios y mensuales. Es decir, sucedió, y hubo personas que se tomaron el tiempo para pensarlo, hay un debate y abrimos una discusión. En los medios de comunicación de hoy, no hay más debate. Hay gritos, pero no hay debate.

También necesitamos filósofos, intelectuales y economistas independientes que se distancien de los acontecimientos actuales y abran perspectivas. Es complicado cuando el mundo intelectual pasa a un segundo plano. A veces es más interesante estar frente a los medios que reflexionar.

El consumo ¡ya es un acto político!

Es necesario tener una verdadera confianza individual y colectiva. Por ejemplo, cuando fumo este cigarrillo, sé que tengo que ser consciente de que estoy alimentando a un grupo grande de americanos. Es un acto político. Creo que los jóvenes son más conscientes de eso. Cómo comer mejor, cómo vivir sin consumir demasiado. Lo cual es inútil. ¿Qué sentido tiene tener doce pares de zapatos, cuando sabes que sólo se puede usar uno? Eso es lo básico, y va de la mano con problema ecológico, que es que ya no podemos estar en un mundo que consume, y ya no puede manejar sus desechos. Hace tiempo que la ecología y la política deberían estar íntimamente ligadas. Y todos los países están preocupados, porque no podemos explotar a los más pobres para vivir mejor de nuestro lado.

Para mí, la idea de desechar no era aceptable en mi educación, pero en un momento dado nos encontramos en un sistema que ofrecía productos que estaban perdiendo su eficacia o que se volvían inutilizables en sólo dos años. Y la red de reparadores ya no existe, por lo que es claramente un sistema que fomenta el consumo excesivo. Tengo esta conciencia. Déjame explicarte, soy diseñadora de vestuario. Me veo obligada a comprar ropa. Pero cuando compro esta ropa, simplemente no puedo tratar de valorar el trabajo bien hecho por la gente, porque hay que ir rápido, así que hay que comprar, comprar, comprar. Les digo a mis hijos, cuando compras una camiseta por 2 euros, no puedes oler el sudor de la gente, a ese precio no puedes. Detrás de los precios, está la esclavitud y la muerte en los países pobres. Algunos países son caros, porque a menudo hay mano de obra que se toma el tiempo para hacer las cosas bien (no tenemos en cuenta los ingresos relacionados con el marketing y la imagen de marca). Pero, ¿cómo hacer llegar esta idea a las personas en situación precaria? Cuando no tienes dinero, prefieres los productos baratos.

No soy el único con esta conciencia. Hay muchos de nosotros en esta situación. Por otro lado, es complicado mantener la coherencia en la vida diaria entre tus convicciones y tus acciones. Requiere una reflexión diaria. Para que eso ocurra, el discurso tendría que cambiar, y los intelectuales, filósofos, economistas e industrias tendrían que avanzar en esa dirección. La producción responsable, con salarios justos, más calidad y menos residuos es posible. Es sólo una cuestión de voluntad.

Se establece el acuerdo social entre los ciudadanos y el Estado. ¡Y con ello, la confianza!

Lo que entiendo es que el gobierno quiere cambiar gradualmente la jubilación al dominio privado. Es decir, a las organizaciones que no garantizan nuestra situación futura. Lo que quieren es hacer lo mismo que hicieron para las mutualistas de seguros o para los hospitales, hacer que todos paguen por su futuro. Por qué no, pero estamos eliminando la solidaridad, y cuando vayamos a pedir derechos, nos dirán: “¡Todo lo que tienes que hacer es trabajar más!”

El acuerdo social con el Estado está roto. Y la confianza con ello. Poco a poco estamos perdiendo esta idea colectiva, que no era una idea comunista revolucionaria, sino la voluntad de estar todos sobre la misma base, con la posibilidad de expresarse. Si estamos en un mundo en el que todo está privatizado, ya no tendremos derecho a expresarnos. En una sociedad privada, si no nos ponemos de acuerdo, se nos dice: “¡Salga!”. Por otro lado, ya no existe una unión digna de ese nombre. Ahora para defenderte, tienes que conseguir un abogado. Antes podías ir a un sindicato y pedir consejo. Nos acercamos cada vez más a un modelo como el de los Estados Unidos, con abogados en todas partes, donde hay que pagar, pagar y pagar. El gobierno nos considera como consumidores, pero se olvidan de que también somos actores. El consumo es necesario para comer o vestirse, pero somos ante todo actores de nuestra vida. Al menos lo intentamos.

Olvidamos la espiritualidad, porque estamos atrapados en la urgencia y el apuro

Para mí, la espiritualidad es el significado mismo de la vida. Esta noción no tiene nada que ver con la religión porque no creo en nada. Salvo que somos hormiguitas en una tierra y probablemente tenemos algo que hacer allí, y lo mejor es hacer algo útil: servir a nuestra familia, a nuestro prójimo, transmitir a los demás lo que aprendemos, para mí ese es el sentido de la vida. Si eso significa que tenemos hijos, tenemos una casa, esperamos la jubilación, nos morimos, no tiene sentido. La espiritualidad es muy importante y la olvidamos. Nos lleva la urgencia, la prisa y nos olvidamos de mirar el sol naciente, para darnos cuenta de que ¡juntos siempre es mejor!

Un trabajo bien hecho puede ser tanto un acto espiritual como un increíble proyecto colectivo

El trabajo bien hecho podría ser un acto espiritual, pero todavía se nos pide que trabajemos más y más rápido. La noción de hacerlo bien ha pasado a un segundo nivel.

Además, siempre me interesa el grupo porque me gusta la idea de trabajar en un proyecto colectivo. A través de la ayuda mutua y el compartir siempre logramos hacer algo mejor. El trabajo se convierte en un logro, no sólo en un producto. Es el resultado de la artesanía, no de la producción en masa. Lamentablemente, esta idea está desapareciendo, porque lleva tiempo y por lo tanto cuesta más. Por lo tanto, el mercado elige la velocidad y la carrera por los bajos costes, por lo que los productos acabados y baratos se importan rápidamente de los países pobres.

 

* La identidad de la persona entrevistada ha sido cambiada

Tomado de Pressenza

Te puede interesar

Boletín Globatium

Globatium ha concluido su proceso de cambio a un sistema periodístico profesional. muchas gracias a todos por su paciencia.

Invitamos a todos nuestros lectores a suscribirse en nuestro boletín de noticias. El que necesite información sobre nuestro funcionamiento, puede escribirnos abajo en "contacto".

Estamos muy ilusionados con esta nueva plataforma que nos garantiza una velocidad increíble, esto lanzará nuestro proyecto. Por otra parte hemos simplificado muchas cosas que harán de globatium un medio muy eficaz. Bueno amigos seguimos trabajando, un cálido abrazo a todos los que nos han acompañado hasta aquí.

Te puede interesar

HEMEROTECA GLOBATIUM 

Archivo Web de GLOBATIUM