La Vigencia Del Movimiento #YO SOY 132

Opinión 03 de diciembre de 2019 Por
Era viernes 11 de mayo de 2012, ese día el candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto visitaba la Universidad Iberoamericana como parte de su campaña electoral, lo que no sabía, pero que algunos medios advirtieron es que los estudiantes no lo esperaban con los brazos abiertos, sino con pancartas de “asesino” y máscaras de la cara del ex presidente Carlos Salinas de Gortari.
132Mov
Movimiento #YoSoy132

logoglo19R150Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y si está todo correcto publicado.

Por Argelia Espinosa García[1] 

Uno de sus elementos principales de la confianza es la reciprocidad. Necesitamos saber algo del otro y tener una mínima certeza de que lo que hagamos será correspondido por ese otro, pero tampoco necesitamos saber sus secretos más íntimos para crear un lazo de reciprocidad. “El que sabe, no necesita confiar; el que ignora, no puede siquiera confiar” (Simmel, 1986, p. 397)

¿Y de qué manera podemos relacionar la confianza con las instituciones?, para que las instituciones sigan teniendo una especie de vigencia y se sigan reproduciendo es necesario depositar cierto grado de confianza de cada uno de los individuos que conforman esa sociedad. ¿Qué sucede con la confiabilidad de las instituciones en México? Hablemos de manera particular de las instituciones electorales, donde se ha experimentado un proceso muy significativo de transformación institucional gracias a la confianza de los ciudadanos.

Con un poco de historia, recordemos que en las elecciones de 1994 el 77% de la población salió a votar, y aunque las estadísticas no siempre son del todo fiables, tampoco podemos descartarlas tan fácilmente; pero aun antes de esas elecciones, regresemos al hecho de que, durante largo tiempo, México fue un país caracterizado por un sistema político autoritario, vertical y excluyente, en donde regía un partido hegemónico (Sartori, 2000b: 276-277), el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que tenía un dominio total en lo referente a la competencia electoral, hegemonía que mantuvo a la gente en abstención del voto y desconfianza en las instituciones gubernamentales, pues se creía que ya no podía hacerse nada contra un poder tan fuerte como el del PRI: ¿Para qué votar si siempre ganan los mismos?

En la década de 1990, se desarrolló un ambiente de participación ciudadana bastante amplia, pues comenzó a extenderse la idea de que por fin el país podía democratizarse. Este proceso no se dio de manera espontánea, es importante mencionar la creación de nuevos partidos como el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en 1989 y la aparición Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) que declaraba la guerra al Estado mexicano. Aquí entonces cobra sentido la participación electoral de 1994, y el triunfo de un partido diferente al PRI en el 2000. 

Precisamente en el 2000, Vicente Fox del Partido Acción Nacional (PAN) queda como presidente electo, esa alternancia del poder se vuelve una muestra de “reciprocidad” de las instituciones, es decir, las instituciones electorales se mostraron con transparencia en estas elecciones, lo que permite que la ciudadanía se sienta de nuevo con la libertad de elegir a sus representantes, se recuperó la confianza. 

Fue en las elecciones posteriores donde la confianza tuvo de nuevo una caída abrupta. En 2006, por ejemplo, una parte de la ciudadanía hasta la fecha considera que fue fraude el hecho de que Felipe Calderón Hinojosa quedará en el poder y no Andrés Manuel López Obrador. Es en esta desconfianza donde empieza a ganar legitimidad política AMLO. 

Hay diferentes factores que hicieron a MORENA y a Andrés Manuel López Obrador posicionarse hoy en el poder, la desconfianza en otros partidos políticos es uno de ellos, pero en esa crisis de credibilidad hubo otros elementos que abonaron de manera directa en esta victoria electoral, que precisaré aquí, pero que me pareció importante mencionar antes el contexto de crisis electoral por el que atravesó México en las últimas décadas. 

Era viernes 11 de mayo de 2012, ese día el candidato a la presidencia Enrique Peña Nieto visitaba la Universidad Iberoamericana como parte de su campaña electoral, lo que no sabía, pero que algunos medios advirtieron es que los estudiantes no lo esperaban con los brazos abiertos, sino con pancartas de “asesino” y máscaras de la cara del ex presidente Carlos Salinas de Gortari. El diario El Universal tuvo para publicar eso en primera plana. La noticia fue clave para adelantarse a lo que ocurriría ese viernes, posteriormente noticias MVS con Carmen Aristegui consideró importante esa nota y dijo: “te esperan en la Ibero con máscaras de Salinas”

La estancia del candidato en la universidad estuvo llena de gritos de repudio, cuestionamientos y abucheos, pero la cereza del pastel fue cuando hablaron sobre lo sucedido en Atenco, pues el candidato respondió:

“…reitero, fue una acción determinada que asumo personalmente para restablecer el orden y la paz en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de hacer uso de la fuerza pública, como además debo decir, fue validado por la Suprema Corte de la Justicia de la Nación”

Audio extraído del vídeo “131 más uno, el origen del movimiento”, VICE en Español.

 Ahí estalló la rabia de los estudiantes. No hubo actos violentos, sin embargo, el candidato sintió presión, así que decidió entrar al baño y no salir. 

Esta primera protesta de los estudiantes fue caracterizada por usar los medios de comunicación, en específico el Internet a su favor, pues, aunque no se había planeado, algunos acordaron estar al tanto y comenzar a compartir las protestas vía Twitter. Se viralizó el hecho de que la visita de Enrique Peña Nieto fue un desastre. 

Pero lo que hay que analizar aquí, es que había un proceso de gestación del movimiento, bueno, los participantes de esta protesta no sabían de manera muy clara que tenían capacidad de agencia, porque no estuvo planeado con fines de crear una acción colectiva, pero de lo que si estaban seguros es que las protestas en Internet los orillaron a formar comunidad a partir de 1. Encontrar un enemigo en común y 2. Las redes sociales que provocaron un “nosotros” (Castells, 2012).

Estos son dos factores esenciales fueron los que dibujaron los primeros trazos de lo que se convirtió en un movimiento social.

Una de las partes que más pretendo resaltar es la acción colectiva que caracterizó este movimiento en busca de la democratización de los medios.

En la perspectiva que pongo aquí, la acción colectiva se considera el resultado de intenciones, recursos y límites, una orientación intencional construida mediante relaciones sociales desarrolladas en un sistema de oportunidades y obligaciones. No puede, por tanto, considerarse exclusivamente como el efecto de las precondiciones estructurales o como la expresión de valores y creencias. Los individuos que actúan colectivamente <<construyen>> su acción mediante inversiones <<organizadas>>: esto es definen en termino cognoscitivos el campo de posibilidades y limites que percibe, mientras que, al mismo tiempo, activan sus relaciones como forma de dotar de sentido a su <<estar juntos>> y a los objetivos que persiguen […] Los actores producen la acción colectiva porque son capaces de definirse a sí mismos y definir sus relaciones con el ambiente (Melucci, 1994).

 Una vez que rescatamos este concepto de Alberto Melucci (1994), podemos identificar de manera más clara la acción colectiva de este movimiento. Sin duda existieron diferentes momentos donde se manifestó la acción colectiva, aunque de las más importantes – que incluso me atrevería a decir que fue uno de sus mayores logros – se desenvolvió en dos partes; 1. Cuando exigieron entre hashtags y protestas que se transmitiera a nivel nacional el debate presidencial y 2. Cuando ellos mismos realizaron el formato para un tercer debate que organizaron, dónde no ocuparon de ninguna televisora para transmitirlo, fue mediante Internet en la plataforma Google Hangout On Air, los moderadores fueron el periodista Génaro Lozano, el académico Rodrigo Munguía y el estudiante Carlos Brito, vocero de la Coordinadora del Movimiento #Yosoy132.

De manera colectiva comprenden que hay una falla en los medios de comunicación, que los debates electorales están “amañados”, que la gente no está informada y que se encuentran en medio de una coyuntura electoral. Éste es el antecedente de la acción colectiva, pues a partir de que pueden autodefinirse y definir su entorno, logran proponer de manera colectiva soluciones independientes a las vías institucionales. Hay una búsqueda de incidir en el actuar político, hay una consciencia de que pueden lograr cosas si se mantienen organizados, y eso les permite crear sentido y perseguir objetivos juntos. 

1.- En 2012 las instituciones habían perdido gran parte de la legitimidad de la población mexicana, nadie confiaba en las elecciones, en los candidatos, en las campañas electorales, y el movimiento YoSoy132 le regresa algo de esperanza, en el sentido de que se dan cuenta que hay espacios donde tienen capacidad agencia. La participación electoral en el 2012 y 2018 fue superior a las del 2000 y 2006. 2.- Crearon mecanismos para informarse y para denunciar, esos mecanismos los encontraron en Internet, pues en las elecciones de 2018 le gente que estaba en las urnas comenzó a documentar el conteo y las dinámicas electorales, para subirlo a las redes sociales y que no hubiera “chanchullo”, esos mecanismos y herramientas fueron “heredados” de lo que pretendió hacer el movimiento YoSoy132.  3.- Gran parte de la población juvenil votó por el candidato Andrés Manuel López Obrador en las elecciones de 2018, y una muestra representativa de esos jóvenes participaron en el movimiento YoSoy132. 

Los procesos electorales son de suma importancia en México, pero para descifrar algunos acontecimientos que nos parecen sorprendentes como el hecho de que AMLO ganara con el 53.17% de los votos, no es casualidad ni espontaneidad de la realidad, sino que, de algún modo pudieron articularse varios hechos históricos que tienen estrecha relación con los movimientos sociales, de ahí su vigencia y la importancia de estudiarlos. 


 
[1] Estudiante de la Licenciatura en Sociología en la Facultad de Estudios Superiores, Acatlán, UNAM, México.

ECMCMEXICO

reportero desde 1979, miembro fundador de CONAPE A.C., gerente director general de Corporativo de Medios de Comunicación SAS de C.V., 40 años ininterrumpidos de ejercer mi labor informativa.

Boletín Globatium

Globatium ha concluido su proceso de cambio a un sistema periodístico profesional. muchas gracias a todos por su paciencia.

Invitamos a todos nuestros lectores a suscribirse en nuestro boletín de noticias. El que necesite información sobre nuestro funcionamiento, puede escribirnos abajo en "contacto".

Estamos muy ilusionados con esta nueva plataforma que nos garantiza una velocidad increíble, esto lanzará nuestro proyecto. Por otra parte hemos simplificado muchas cosas que harán de globatium un medio muy eficaz. Bueno amigos seguimos trabajando, un cálido abrazo a todos los que nos han acompañado hasta aquí.

HEMEROTECA GLOBATIUM 

Archivo Web de GLOBATIUM