Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

El Congreso convalida gracias a EH Bildu el decreto contra el impacto económico de la guerra

En el debate parlamentario, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, anunció que actuaría con “responsabilidad” en el marco de su “compromiso con la ciudadanía”

Actualidad - España 29/04/2022 Servicio informativo Servicio informativo

Únete a la COMUNIDAD de usuarios del grupo GLOBATIUM para redactores, fotógrafos, periodismo ciudadano, etc...

Intercambiar, aprender y abrir nuestras posibilidades de expresión y participación.

bolaños
Decreto contra el impacto económico de la guerra

¿Quieres publicar artículos?, envía el material junto con tus datos a [email protected]  ¡Participa! 

El Congreso de los Diputados convalidó este jueves, con 176 votos a favor frente a 172 en contra y una abstención, el decreto del Plan Nacional de Respuesta a las Consecuencias Económicas y Sociales de la Guerra, gracias al inesperado apoyo de EH Bildu, que se unió a los de PSOE, Unidas Podemos, PNV, PDeCat, Más País, Compromís, BNG, Teruel Existe, PRC y Nueva Canarias. También aprobó tramitarlo como proyecto de ley, en este caso con 342 votos a favor, 2 en contra y una abstención.

En el debate parlamentario, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, anunció que actuaría con “responsabilidad” en el marco de su “compromiso con la ciudadanía”. “Una vez más, actuaremos con responsabilidad. La responsabilidad que le debemos a la ciudadanía y aprobaremos este decreto. Porque la gente no puede ser ni debe ser quien pague las consecuencias de los graves errores de este Gobierno”, declaró, y reconoció que la sociedad necesita “de muchas de las medidas” recogidas en el plan anticrisis.

No obstante, Aizpurua advirtió de que aprobarán este decreto “por la gente, no por el Gobierno”. “Que nadie se confunda, aprobaremos este decreto por la gente, no por el Gobierno. Porque nuestro compromiso es con la ciudadanía, no con este gobierno”, añadió. Se dirigió entonces al ministro de Presidencia, Félix Bolaños, para pedirle “responsabilidad y respeto” a los partidos independentistas. “Se lo digo claramente. Hoy haremos un ejercicio más de responsabilidad, pero la responsabilidad y el respeto deben ser mutuos y espiar a quienes permitirnos que este Gobierno avance no es ni tenernos respeto, ni mostrar responsabilidad con para la ciudadanía”, prosiguió.

Asimismo, pidió ser "más ambiciosos" en los distintos ámbitos que recoge el decreto, y señaló que el acuerdo con la Comisión Europea para topar el precio del gas es "un primer paso" todavía insuficiente porque el coste de la generación de energía ascenderá a unos 120 euros por megavatio hora (MWh), "el triple" que hace un año. Por ello, pidió "intervenir el sistema eléctrico y ponerlo a servicio de la ciudadanía" para garantizar un bien esencial. Por último, avisó de que la "confianza" de la ciudadanía estará "más tocada" si la sociedad "no ve y siente avances y mejoras en su vida" y el Gobierno "actúa como la derecha".

Fuentes del partido 'abertzale' indicaron que la decisión se tomó anoche desde el País Vasco, y desde el PSOE confirmaron que EH Bildu le comunicó su decisión esta mañana y que los socialistas llegaron a ver peligrar el real decreto después de que anoche el PP les confirmó que votaría en contra, pese a la carta de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en respuesta a las peticiones populares. Sin embargo, fuentes populares negaron que les anunciaran un voto en contra. "Le dijimos que había tiempo y que había tiempo hasta el 9 de mayo", aseguraron, mencionando por ejemplo su disponibilidad a negociar las fechas de aplicación de las medidas.

Los abertzales sostienen que ayer avisaron a los socialistas de que, si aceptaban alguna de las peticiones del PP, ellos pasarían a votar en contra y que además hablaron con el BNG para garantizar que el decreto saldría con margen suficiente no sujeto a errores de última hora. Sin embargo, sólo cuando esta mañana comprobaron que no se publicaba ninguna nueva revelación sobre el espionaje a independentistas que hiciera imposible su voto a favor, tuvieron claro que lo emitirían.

BOLAÑOS Y ECHENIQUE

El decreto lo defendió en el Congreso el propio Bolaños, quien advirtió a los grupos que votaran en contra que estarían “perjudicando” a los ciudadanos con el “único fin” de “dañar al Gobierno”, por lo que les pidió dar un mensaje de “unidad”, de respuesta de un Estado que “protege” a sus ciudadanos.

Asimismo, insistió en que la guerra ha hecho que sea necesario volver a actuar y poner en marcha las iniciativas que incluye este real decreto para “mejorar y facilitar” la vida de las personas en sectores como el energético, el del transporte, las empresas y los autónomos, con el objetivo de apoyar también a quienes están en una situación de mayor vulnerabilidad. “Por tanto, hoy les pido simple y llanamente que representen a las personas que les han votado, que les hagan la vida más fácil, que les ayuden en un momento de dificultad, que voten como votarían las personas si se sentaran en ese escaño”, agregó.

“Fuera de este decreto hay conjeturas, hay especulaciones, puede haber demagogia y puede haber falta de responsabilidad, pero señorías, díganme: ¿Quién de ustedes quiere que se suba la gasolina a los ciudadanos? ¿Alguien de ustedes quiere que mañana la factura de la luz sea más cara?”, preguntó, al tiempo que insistió en que “es incompresible" votar en contra de este real decreto-ley.

Durante su discurso, Bolaños aseguró que hoy es un “día importante para esta Cámara y para el país”, ya que el propósito del real decreto es “proteger y ayudar” a España frente al impacto de una guerra a las puertas de la Unión Europea. Ante la situación provocada por la invasión rusa de Ucrania, Bolaños destacó que “como representantes públicos” deben hacerse cargo de la situación de los ciudadanos y tratar de “darles solución”.

Bolaños aprovechó su intervención para explicar que España tiene algunas “ventajas” para enfrentarse a esta crisis, ya que es el país “menos expuesto” de la Unión Europea a estas crisis porque tiene diversas fuentes de energía y no tenía “demasiada relación financiera y comercial” con Rusia y Ucrania, así como una posición económica “sólida” y el nivel de empleo “más alto desde el año 2008”.

Pese a ello, subrayó que la guerra ha hecho que sea necesario volver a actuar, “por eso nace” este real decreto, para “mejorar y facilitar” la vida de las personas. Tras estas palabras, explicó ciertas medidas del documento, divididas en cuatro bloques: energético, transporte, apoyo a empresas y autónomos y apoyo a trabajadores y personas más vulnerables.

Sobre el plan, Bolaños explicó que es el “más ambicioso” de Europa y ratificó que el Gobierno aprobará “todas las medidas que sean necesarias” para poder superar las “diferentes dificultades” actuales. “Tenemos una necesidad urgente y este real decreto ley la aborda de manera directa, integral, eficaz”, apostilló.

El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, recordó que su grupo llama “nuevo escudo social” al decreto que se convalidará hoy, comparándolo con las medidas frente a la pandemia por demostrar que algunas sólo requieren “voluntad política”, como la intervención del precio del alquiler.

En esta línea, aseguró que el decreto contiene “medidas muy valientes” y “sirve para demostrar para qué sirve que Unidas Podemos esté en el Gobierno”, interpretando que sin esto el PSOE no las habría aprobado solo y que a ello se debe el que ciertos poderes quieran que salga del Ejecutivo.

Echenique volvió a defender que la mayoría parlamentaria de izquierdas “es un objeto político a proteger”, y que “a pesar de ese escándalo” del espionaje “que es una vergüenza”, grupos como EH Bildu van a “ejercer la responsabilidad” de votar a favor. Incluso, interpretó que ERC habría hecho lo mismo si se hubiera negociado un poco más el decreto.

Finalmente, el portavoz de Unidas Podemos terminó criticando sin nombrarla a la ministra de Defensa, Margarita Robles, a quien atribuyó en su intervención de ayer en la sesión de control al justificar el espionaje con Pegasus “un intento de dinamitar la mayoría plurinacional y progresista”.

EN CONTRA

Los otros grandes partidos estatales se posicionaron en contra. El diputado del Partido Popular Jaime de Olano consideró que el Ejecutivo “ha decepcionado a la inmensa mayoría de los españoles” al no “negociar ni una sola propuesta” del plan “sensato y riguroso” que el líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, transmitió el pasado viernes al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

“Hoy no votamos solo un real decreto. Hoy asistimos al cambalache del señor Sánchez con los herederos de ETA. Bildu vota hoy el real decreto que traen aquí y Sánchez le permite acceder nada más y nada menos que a los secretos del Estado. Sánchez ha elegido a Bildu frente a los partidos constitucionalistas, y esto, señor Bolaños, es muy peligroso y muy triste”, reprochó Olano al ministro de la Presidencia, a quien emplazó a “pedir la palabra” porque todavía “están a tiempo” de revertir la situación, una oferta que Bolaños declinó.

Olano lamentó que el Gobierno no quiere “confianza”, sino “sumisión”, y aseguró que el Ejecutivo “ha hecho del engaño y la mentira su ‘modus operandi’ en los últimos años”. “Nos piden que confíen en ustedes cuando sus socios de gobierno no confían en ustedes. Nos piden que confíen en ustedes cuando sus socios investidura tampoco confían en ustedes”, prosiguió el diputado del PP.

Tachó el decreto de “parche para tapar” los “errores” y la “incompetencia en la gestión del Gobierno”, y pidió a Bolaños “que se dejen ayudar”. “No sean arrogantes, cuentan ustedes con una alternativa sensata y equilibrada, con medidas de efecto inmediato en las nóminas y en las pensiones y, lo que es más importante, justa con el esfuerzo que están haciendo los españoles”. Por último, reprochó que el Gobierno se comprometa a tramitar el decreto del plan anticrisis como proyecto de ley sin “garantizar que no bloquearán esa tramitación en la Mesa del Congreso como viene haciendo repetidamente”.

El portavoz de Vox en la Cámara Baja, Iván Espinosa de los Monteros, acusó al Gobierno de Pedro Sánchez de “llegar tarde, una vez más, con medidas claramente insuficientes” en su plan de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania. Para la formación que lidera Santiago Abascal, el Real Decreta contiene “mecanismos de burocratización que condicionan y mucho la efectividad de las medidas”, a la par que contiene “múltiples aspectos que en vez de sumar restan”. Por otra parte, Espinosa de los Monteros afeó al Ejecutivo emplear “la técnica legislativa de la macedonia agria” mediante la que “mezclan ingredientes que podríamos admitir con otros que son sencillamente inadmisibles”.

En opinión del portavoz de Vox, el Ejecutivo “somete al Congreso a un chantaje”, que rechazan porque “ustedes ya eligieron como socios a los más radicales, a los ultras”, y acusó a Bolaños de “rendir ante ellos el Estado de Derecho para salvar el decreto”, al darles acceso a la comisión de secretos oficiales.

Sí admitió Espinosa que el Real Decreto Ley “incorpora algunas medidas urgentes que recogían lo que decíamos desde Vox” pero señaló que “deja fuera muchas otras medidas”, e introduce “elementos muy contraproducentes y peligrosos para el crecimiento a largo plazo de economía española”. A juicio del diputado de Vox, el plan “es un conjunto de medidas de naturaleza muy desigual, muy variada y diseñada sobre todo para exculpar al Gobierno”, que “ante cualquier problema real” esgrimen “la misma solución, el triángulo mágico”, de que “todo es culpa de la ultraderecha o de Franco o es culpa del virus o es culpa del Putin”.

“Claro que la invasión de Ucrania tiene consecuencias económicas”, afirmó Espinosa de los Monteros, pero acusó al Ejecutivo de no responsabilizarse “de una situación que han creado ustedes”, porque, alegó, cuando arrancó la invasión la inflación en España "ya estaba en el 7,4%”, además de que “la economía española seguía sin recupera el nivel de 2019 y ya se había frenado la creación de empleo”.

Finalmente, el diputado de Vox sostuvo que el Real Decreto Ley “renuncia de manera expresa a afrontar las reformas estructurales, de fondo, que permiten afianzar el crecimiento económico crear empleo y mejorar nuestra productividad”, algo que, apuntó Espinosa, motivará que “cuando llegue el momento de las elecciones” los españoles se preguntarán “si estamos mejor o peor que cuando llegaron los socialistas al poder” y la respuesta, subrayó, “la sabe todo el mundo”.

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso de los Diputados, Edmundo Bal, instó a Bolaños a que, si quiere contar con el apoyo de su partido, diga que se va a prologar la vida útil de las centrales nucleares, que ERC y EH Bildu no estarán en la Comisión de Secretos Oficiales y que se va a incorporar alguna medida de “alivio fiscal”. También afeó que el Ejecutivo haya “rechazado” las propuestas de la oposición, que “no escuchen a nadie”, y ahora pidan su “adhesión incondicional”. “Tienen ustedes de verdad muy poca vergüenza y creen muy poco en la democracia”, concluyó.

También anunció su voto en contra ERC, cuya diputada Montserrat Bassa ironizó al animar al Gobierno a preguntar “al CNI” o a la “ministra Robles” si quiere conocer lo que piensa este partido y lo que va a votar al plan anticrisis. Fuentes republicanas justificaron el voto en contra de este real decreto porque el Ejecutivo “no se haya movido en las últimas horas” para asumir responsabilidades por el ‘caso Pegasus’ y avisó de este voto es un “primer aviso” por parte de los republicanos.

El portavoz republicano, Gabriel Rufián, se mostró comprensivo en público con la división de voto con EH Bildu, grupo con el que tienen un acuerdo de cooperación parlamentaria pero con libertad de voto para ambos. Igualmente, los abertzales comprenden que ERC tiene más presión para votar en consonancia con el escándalo del espionaje que ellos. EH BIldu informó a ERC de que votaría a favor.

PNV, GRUPO PLURAL Y MIXTO

En cambio, confirmó el voto a favor del decreto por parte del PNV su diputada Idoia Sagastizabal, quien lamentó que este real decreto se ha visto “embadurnado” por el ‘caso Pegasus’, pero aseguró que su partido entiende que hay que separar estas medidas del conflicto político generado per el caso de espionaje, pese a que este sea “muy grave”, por ello apoyarán este real decreto. Sin embargo, avisó al Gobierno de que “no se puede estar continuamente transitando en la cuerda floja porque al final te acabas cayendo”, haciendo alusión a que el Ejecutivo esperó hasta el último momento para poder contar con los votos suficientes para convalidarlo.

Por el Grupo Plural, el portavoz de Más País, Íñigo Errejón, constató que el ambiente está “enrarecido” por el espionaje, algo que calificó de “extraordinariamente grave” y que cree que demuestra que los liberales españoles no son tales, sino “hipócritas”, al no alarmarse por que el Estado intervenga teléfonos. No obstante, confirmó su apoyo al decreto porque los ciudadanos “no tienen que pagar los platos rotos del Gobierno”.

El del PDeCat, Ferran Bel, coincidió con Bolaños, con Errejón, con Sagastizábal y con Aizpurua en que la prioridad es mejorar la vida de los ciudadanos y no castigar al Gobierno por las “declaraciones impresentables” de la ministra de Defensa, Margarita Robles, porque lo contrario sería “disparar un tiro en los pies de nuestros conciudadanos”, por lo que anunció su voto afirmativo, para no ceder la responsabilidad a que lo aprueben “otros”.

El diputado del BNG, Néstor Rego, también del Grupo Plural pero que por la necesidad de repartir el tiempo entre sus componentes no intervino en el debate, anunció a Servimedia que votará a favor por "responsabilidad política para la continuidad de las medidas adoptadas" y por algunos compromisos del PSOE como la tramitación del decreto como proyecto de ley y una reunión para reactivar la agenda gallega. El de Compromís, Joan Baldoví, que tampoco pudo hablar por este motivo, ya había anunciado su apoyo a la convalidación.

En cambio, la de JxCat, Miriam Nogueras, censuró al Gobierno que “ha sabido vender muy bien el cuento del reencuentro” con Cataluña cuando a la vez espiaba a independentistas y ahora no investiga el caso. Por eso, justificó el no señalando que “el independentismo no puede regalar estabilidad a un Gobierno que nos espía”. Además, criticó que no se intervengan los beneficios de las eléctricas y pidió un nuevo decreto que lo haga. “Que se acabe ya el diálogo ficticio con esta gente, que ni nos quiere ni nos respeta”, exhortó en catalán al término de su intervención.

Por último, en el Grupo Mixto, el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, confirmó su partido votará a favor del decreto después de pactar con La Moncloa modificar la aprobación exprés de centrales de renovables. El Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Nueva Canarias confirmaron también sus votos favorables a la convalidación del decreto. Por su parte, la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, reconoció que el decreto “son todo cosas positivas, pero no es lo que necesita Canarias”, motivo por que el votaría en contra del plan anticrisis.

Finalmente, Unión del Pueblo Navarro (UPN), Foro Asturias y la CUP reiteraron el voto en contra del decreto. Albert Botran, diputado del partido independentista catalán, explicó que el voto negativo de su partido se debe a que no confían en un gobierno “que no hace nada o saca pecho” ante el presunto espionaje a los 65 líderes independentistas. "No merece los votos del independentismo ni tampoco de ningún grupo que quiera esclarecer el origen de este ataque a los derechos democráticos”, concluyó.

Por el PSOE, cerró el debate el diputado Pedro Casares, quien reprochó a Ciudadanos “qué oportunidad perdida, otra vez” por no apoyar el decreto, a Vox no haber “estado nunca en los momentos importantes para ayudar a los españoles”, y al PP que “sólo votamos un decreto ley para ayuda a los sectores más castigados por la guerra”.

A los populares les preguntó si “se creen más dignos para estar en la comisión de secretos oficiales” que Bildu, después de haber “saqueado” las arcas públicas, lo que generó protestas en la bancada del PP que tuvo que acallar la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Casares siguió reiterando el mensaje de Bolaños de que el decreto merecería unanimidad y que los grupos no debían estar votando según otros intereses, y que “no cabe ninguna excusa” para rechazar las medidas que comprende, porque la política debe estar al servicio del “interés general”.

Así, prometió que el Gobierno hará todo lo que esté en su mano para dar respuesta a las consecuencias económicas de la guerra, y señaló que es importante que se sepa a qué medidas que incluye el decreto estarán votando ‘no’ los grupos que van a rechazar la convalidación. No obstante, sólo se lo echó en cara al PP, Vox y Ciudadanos, no a ERC ni JxCat. Finalmente, en un ‘in crescendo’ jaleado en pie por sus compañeros de grupo, recriminó a los populares las medidas del Gobierno de Mariano Rajoy tras la crisis de 2008 y les espetó que “no vuelvan a fallar a España”.

(SERVIMEDIA)

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín Globatium

Sigue nuestras noticias desde tu correo todos los lunes y jueves