El primer borrador de acuerdo de Glasgow insta a acabar con las ayudas a los combustibles fósiles

Sociedad - Ecología y medio ambiente 10 de noviembre de 2021 Por Servimedia
Reclama más “ambición y acción” para limitar el calentamiento global a 1,5 grados
COP26-2

Urge a los países ricos a elevar la financiación climática para las naciones pobres

La Cumbre del Clima de Glasgow -conocida como COP26- afronta su recta final con un primer borrador de decisión, dado a conocer este miércoles, en el que reclama más “ambición y acción” en mitigación, adaptación y financiación climática durante esta década, y que acaben las subvenciones a los combustibles fósiles.

El borrador, difundido por la Presidencia de la COP26, incluye 71 puntos repartidos en ocho apartados: ciencia; adaptación; financiación de la adaptación; mitigación; finanzas, transferencia de tecnología y creación de capacidad para mitigación y adaptación; pérdidas y daños; implementación, y colaboración.

El texto negociado por los diplomáticos de casi 200 países en Glasgow, recogido por Servimedia, muestra “alarma y preocupación” por el hecho de que las actividades humanas hayan calentado el planeta 1,1ºC respecto a la era preindustrial y sus impactos “ya se están sintiendo en todas las regiones”, por lo que urge a “una mayor ambición y acción” en mitigación, adaptación y financiación durante esta década.

En este sentido, apuesta por limitar el calentamiento global a 1,5ºC en 2100 con “reducciones rápidas, profundas y sostenidas de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, incluida la reducción de las emisiones mundiales de dióxido de carbono en un 45% para 2030 en relación con el nivel de 2010 y a cero neto a mediados de siglo”.

Para ello, los países deben acelerar la eliminación gradual del uso del carbón y las subvenciones a los combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo), y apostar por “soluciones basadas en la naturaleza”, como la protección y la restauración de bosques.

Además, solicita a los países ricos que “aumenten urgentemente” la financiación a naciones pobres y vulnerables para que se adapten a los impactos del cambio climático, y a las empresas, los bancos multilaterales de desarrollo y otras instituciones financieras a aportar más fondos en este sentido.

No obstante, el borrador lamenta que los países ricos hayan incumplido su compromiso de movilizar 100.000 millones de dólares en 2020 para las naciones pobres e insta a que ese propósito se cumpla en como muy tarde en 2023.

Los negociadores reconocen que el cambio climático ya ha causado y causará cada vez más pérdidas y daños, por lo que urgen a apoyar un mecanismo financiero para los países más afectados por el cambio climático.

REACCIONES

Este primer texto no convence a representantes de la sociedad civil. “No es un plan para resolver la crisis climática, es un acuerdo para que todos crucemos los dedos y esperemos que salga lo mejor posible. Es una petición para que los países, quizás, puedan hacer más el próximo año. Pero esto no es suficiente y los negociadores no deberían ni pensar en salir de esta ciudad hasta que hayan llegado a un acuerdo a la altura del momento”, apuntó Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace Internacional.

Por su parte, Mohamed Adow, director de Powershift Africa, indicó que el documento está “muy desequilibrado”. “Por un lado, hay mucho sobre el proceso para acelerar la reducción de emisiones. Pero sobre las demandas clave de los países vulnerables hay muy poco. Sobre ayudar a estos países a adaptarse a los impactos climáticos y hacer frente a las pérdidas y los daños permanentes es muy difuso y vago. Ni siquiera se menciona la fecha límite para los 100.000 millones de dólares prometidos de financiación climática de los países ricos”, comentó.

"Los combustibles fósiles ya no pueden ser un subtexto en estas negociaciones, tienen que ser arrastrados al centro de la conversación. Una prueba de credibilidad para la COP26 será su capacidad para romper con la tradición de décadas de que los textos de decisiones de la COP sean notoriamente silenciosos sobre la causa del cambio climático: producción y combustión de carbón, petróleo y gas”, recalcó Catherine Abreu, directora ejecutiva de Destination Zero.

Cristina Alonso, responsable de Justicia Climática de Amigos de la Tierra, indicó que el borrador se basa en “la buena voluntad” y “olvida la justicia climática”. “Durante todo el texto "se invita", "se da la bienvenida" y "se anima, pero muy pocas veces se hace referencia a la urgencia real que la ciencia ha explicitado como necesaria ni a la responsabilidad histórica diferenciada de los países más contaminantes”, agregó.

(SERVIMEDIA)

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar