Carta abierta a los medios de comunicación mundiales por Greta Thunberg y Vanessa Nakate

Sociedad - Ecología y medio ambiente 31 de octubre de 2021 Por Pressenza
Si quieren cubrir de verdad la crisis climática, deben informar también sobre las cuestiones fundamentales del tiempo, el pensamiento holístico y la justicia.
greta-thunberg-vanessa-nakate-780x470-1

Queridos editores de medios de comunicación de todo el mundo,

Deshielo de glaciares, incendios forestales, sequías, olas de calor mortales, inundaciones, huracanes, pérdida de biodiversidad. Todos estos son síntomas de un planeta que se desestabiliza y que están ocurriendo todo el tiempo a nuestro alrededor.

Son el tipo de cosas sobre las que se informa. A veces. Sin embargo, la crisis climática es mucho más que esto. Si quieren cubrir de verdad la crisis climática, deben informar también sobre las cuestiones fundamentales del tiempo, el pensamiento holístico y la justicia.

¿Y qué significa eso? Veamos estas cuestiones una por una.

En primer lugar, la noción de tiempo. Si sus historias no incluyen la noción de un reloj que hace tictac, entonces la crisis climática es sólo un tema político entre otros temas, algo que podemos simplemente comprar, construir o invertir para salir. Si se omite el aspecto del tiempo, podemos seguir más o menos como hasta ahora y «resolver los problemas» más adelante. 2030, 2050 o 2060. La mejor ciencia disponible muestra que, con nuestro actual ritmo de emisiones, el saldo de carbono que nos queda para mantenernos por debajo de 1,5ºC se agotará antes de que termine esta década.

En segundo lugar, el pensamiento holístico. A la hora de considerar nuestro saldo de carbono tenemos que contar todos los números e incluir todas nuestras emisiones. Actualmente, se está dejando a las naciones de altos ingresos y a los grandes contaminadores fuera de juego, permitiéndoles esconderse detrás de las estadísticas incompletas, las lagunas y la retórica que tanto han luchado por crear durante los últimos 30 años.

En tercer lugar, y lo más importante, la justicia. La crisis climática no tiene que ver sólo con el clima extremo. Se trata de personas. Personas reales. Y las personas que menos han hecho para crear la crisis climática son las que más están sufriendo. Y aunque el Sur Global está en la primera línea de la crisis climática, casi nunca aparece en las primeras páginas de los periódicos del mundo. Mientras los medios de comunicación occidentales se centran en los incendios forestales de California o Australia o en las inundaciones de Europa, las catástrofes relacionadas con el clima están asolando comunidades en todo el Sur Global, pero reciben muy poca cobertura.

Para incluir el elemento de justicia, no se puede ignorar la responsabilidad moral del Norte Global de avanzar mucho más rápido en la reducción de sus emisiones. A finales de este año, el mundo habrá quemado colectivamente el 89% del presupuesto de carbono que nos da un 66% de posibilidades de permanecer por debajo de 1,5°C.

Por eso, las emisiones históricas no sólo cuentan, sino que están en el centro del debate sobre la justicia climática. Sin embargo, los medios de comunicación y los gobernantes siguen ignorando casi por completo las emisiones históricas.

Para mantenernos por debajo de los objetivos fijados en el Acuerdo de París, y minimizar así los riesgos de desencadenar reacciones en cadena irreversibles que escapen al control humano, necesitamos reducciones de emisiones inmediatas, drásticas y anuales, como nunca se ha visto en el mundo. Y como no tenemos las soluciones tecnológicas que por sí solas harán algo parecido en un futuro previsible, significa que tenemos que hacer cambios fundamentales en nuestra sociedad. Este es el incómodo resultado del fracaso de nuestros dirigentes a la hora de abordar esta crisis.

Su responsabilidad para ayudar a corregir este fracaso no puede ser exagerada. Somos animales sociales y si nuestros líderes, y nuestros medios de comunicación, no actúan como si estuviéramos en una crisis, por supuesto que no entenderemos que lo estamos. Uno de los elementos esenciales de una democracia que funciona es una prensa libre que informe objetivamente a los ciudadanos de los grandes retos a los que se enfrenta nuestra sociedad. Y los medios de comunicación deben exigir a los gobernantes que rindan cuentas de sus acciones, o de sus omisiones.

Ustedes son una de nuestras últimas esperanzas. Nadie más tiene la posibilidad y la oportunidad de llegar a tanta gente en el cortísimo plazo que tenemos. No podemos hacerlo sin ustedes. La crisis climática sólo va a ser más urgente. Todavía podemos evitar las peores consecuencias, todavía podemos darle la vuelta a esto. Pero no si seguimos como hasta ahora. Ustedes tienen los recursos y las posibilidades de cambiar la historia de la noche a la mañana.

Que elijan o no estar a la altura de ese reto depende de ustedes. En cualquier caso, la historia os juzgará.

Greta y Vanessa

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar