Los refugiados en la pandemia: por qué nos necesitan más que nunca

Sociedad - Gente y estilo 26 de octubre de 2021 Por Redacción
La crisis de Covid-19 puso en riesgo la supervivencia de miles de migrantes forzados alrededor del mundo. La Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR) trabaja en más de 130 países ofreciendo ayuda en refugio, salud, trabajo, educación y alimentación.
ACNUR 1
ACNUR 1

La pandemia de Covid-19 paralizó al mundo: suspendió la actividad industrial, bajó las persianas de millones de comercios, obligó al cese transitorio de clases y hasta puso límites a los espectáculos deportivos que nunca parecían dejar de rodar. La repercusión fue global, pero no afectó a todos por igual: las personas refugiadas fueron las más condicionadas por el repentino silencio en los circuitos comerciales y hoy necesitan de la ayuda de las ONG´s para sobrevivir. 

Más de 82.4 millones de personas en todo el mundo se han visto obligadas a huir de sus hogares en busca de nueva posibilidades donde radicarse. La mayoría de ellas, especialmente los 25.9 millones de personas refugiadas que han cruzado una frontera internacional, atraviesan una situación laboral crítica y necesitan ayuda con urgencia. En este contexto, es fundamental que los ciudadanos elijan a qué ONG donar para poder brindarles asistencia para sobrevivir y reencausar su formación y búsqueda de nuevas oportunidades de inserción.

La Agencia de la ONU para Refugiados (ACNUR) ha redoblado sus esfuerzos durante la pandemia para asistir a cientos de miles de personas en distintas latitudes del mundo, pero los flancos de crisis se multiplican y a menudo los fondos parecen no alcanzar. El 85 % de las personas refugiadas no viven en Europa occidental o en los Estados Unidos, sino en países en desarrollo o menos desarrollados que todavía intentan reponerse de las consecuencias económicas de la pandemia, por lo que las posibilidades de inserción laboral se reducen más y más.

La escena se repite de país en país: profesionales altamente capacitados se dan cuenta que sus calificaciones no son reconocidas en sus destinos de acogida y los procesos de adaptación profesional son obstaculizados por trabas burocráticas que los confinan a los márgenes del sistema laboral. Todo ello multiplicado por las consecuencias de la pandemia. 

Actualmente, los equipos de ACNUR trabajan en diversas partes del mundo para viabilizar el ingreso a posiciones laborales y permitirles alcanzar su potencial, facilitando su acceso a derechos básicos, como educación, salud, empleo y libertad de movimiento. Sus programas se extienden en las áreas básicas de subsistencia, desde garantizar el agua potable a los desplazados hasta gestionar su escolarización en los países.

Durante 2020, los mercados laborales de los principales países de acogida de refugiados se vieron fuertemente condicionados por el avance de la pandemia y las restricciones sanitarias. Estas acciones agravaron el estado de cientos de miles de desplazados y refugiados, especialmente de mujeres y niños.

ACNUR 2ACNUR asiste y protege a las personas forzadas a huir de la violencia, el conflicto y la persecución. La donación voluntaria de miles de personas alrededor del mundo hace posible la movilización de recursos para financiar sus proyectos humanitarios, asistiendo a millones de refugiados. 

Los aportes individuales son la principal fuente de ingreso de la ONG: por ejemplo, el Comité Español de ACNUR se financia en un 89 % gracias a la colaboración de socios privados y públicos. De ese monto, el 91.4 % es destinado a acciones concretas y programas de asistencia en el territorio; el resto se redirige a iniciativas de difusión y concienciación. 

Cada aporte puede marcar la diferencia en un mundo que exige el compromiso de todos. La pandemia ha dejado a miles de refugiados al borde del colapso. El momento de actuar es ahora.

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar