Los Presupuestos de Rajoy y Montoro desmienten que el Gobierno castigue a Madrid en las inversiones

Política - Análisis 16 de octubre de 2021 Por Servimedia
Las cuentas públicas de 2015 dieron a Madrid menor peso en las inversiones que los de 2022, mientras que todas desde 2012 a 2016 le otorgaron menos importancia que las de 2021
presupuestos montoro

De las cinco comunidades que ven disminuir sus inversiones respecto a 2021, cuatro están gobernadas por el PSOE, y de las seis que ganan peso relativo, tres están gobernadas por el PP

Los proyectos de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de los años de gobierno de Mariano Rajoy y su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, desmienten que exista un castigo por parte del actual Gobierno formado por PSOE y Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid a la hora de asignar las inversiones del Estado, tal y como criticó esta semana su presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso.

El proyecto de Presupuestos de 2022, presentado el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados por la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, refleja en el apartado dedicado a la inversión territorializada del Estado una reducción de 100 millones en la inversión asignada a la Comunidad de Madrid, que pasa de los 1.250,28 millones de 2021 a 1.151,46 millones para 2022, un 7,9% menos.

En términos relativos, la asignación de Madrid el pasado ejercicio suponía el 10,3% del total, mientras que la de 2022 será el 8,9%, ya que, aunque la inversión para Madrid se reduce sólo 100 millones, su peso se diluye en mayor proporción puesto que la cuantía total de las inversiones regionalizables aumenta en más de 880 millones.

ENFRENTAMIENTO TERRITORIAL

Tras conocerse este dato, varias figuras del PP han denunciado que el Gobierno “castiga” y “humilla” a los madrileños por tener un gobierno de distinto color al del Ejecutivo central. Así, la presidenta Díaz Ayuso señaló el jueves en la Asamblea autonómica que “hemos pasado del lema de los independentistas de 'España nos roba', que era una farsa, a realmente robar a Madrid".

Por su parte, el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, afirmó que la reducción de la inversión ejemplifica “una actitud y una conducta vengativa, rencorosa y sectaria hacia los madrileños”. Asimismo, la vicesecretaria de Sectorial del PP de Madrid, Ana Millán, considera que el proyecto de PGE es una “humillación para los madrileños”.

Estas críticas fueron respondidas por la titular de Hacienda, que desmintió que la cifra de inversión se reduzca para Madrid y que la menor inversión territorializada sea un castigo, además de comparar las declaraciones de Ayuso con el ‘España nos roba’ de los independentistas. Así, Montero afirmó que “no podemos permanentemente mirar la política y los Presupuestos desde el enfrentamiento entre territorios” y “viendo qué me ocurre a mí en relación a mi vecino, o qué pasa en una determinada tabla sin tener en cuenta otras”.

Asimismo, la ministra explicó que Madrid tiene una función de “nodo de conexiones” en la articulación de infraestructuras de España y que, por tanto, se beneficia de las inversiones realizadas en otras comunidades. En este sentido, también apuntó que Madrid es la región más beneficiada por las inversiones no regionalizables, que crecen un 18%, hasta los 7.378,23.

DATOS 2022

Por otro lado, cabe destacar que en los Presupuestos de 2022, además de Madrid, también recibirán menos inversión territorializada que en 2021 País Vasco (489,56 millones, frente a los 512,46 de 2021), Navarra (77,08 millones en 2022, frente a 88,02 del 2021), Extremadura (405,78 millones, frente a 415,12 millones) y Baleares (172,35 millones, por 201,64 millones).

De esta forma, de las cinco comunidades que recibirán menos inversión territorializada en 2022 respecto a 2021, tres de ellas están gobernadas por el PSOE (Navarra, Extremadura y Baleares) y una por el PP (Madrid), mientras que en el País Vasco gobierna una coalición formada por PNV y PSOE.

Teniendo en cuenta el peso relativo de la asignación de cada comunidad respecto al importe total de la inversión, son más las comunidades que, pese a ver incrementados los recursos, pierden peso. Es el caso, además de las cinco comunidades ya mencionadas, de Andalucía (pasa de un 17,7% del total a un 17,4%), Asturias (3,1% en 2021 y 3% en 2022), Cantabria (1,9% y 1,8%), Comunidad Valenciana (9,6% y 9,3%), Aragón (4,2% este año y 4% el próximo), y Canarias (3% en 2021 y 2,8% en 2022).

Por el contrario, ganan peso en las inversiones Cataluña (del 16,5% en 2021 al 17,2% en 2022), Galicia (de un 6,9% a un 8,3%), Murcia (de un 5,2% a un 5,6%), Castilla-La Mancha (3,5% en 2021 y 4,1% en 2022), Castilla y León (7% en 2021 y 7,7% en 2022), y Melilla (0,4% el pasado año y 0,5% en 2022). Por tanto, de las seis autonomías que ven aumentado el peso de sus inversiones respecto al total, tres (Galicia, Murcia y Castilla y León) están gobernadas por el PP.

Además, La Rioja (0,5%) y Ceuta (0,2%) ven mantenerse su peso relativo, al tiempo que ven incrementarse ligeramente su asignación.

DATOS RAJOY

Comparando los datos de inversión territorializada de los años de Ejecutivo de Mariano Rajoy con los del actual de Pedro Sánchez, se observa que, en términos brutos, la inversión en Madrid de los dos presupuestos del Gobierno de coalición (1.250,28 en 2021 y 1.151,46 millones en 2022) supera a las inversiones realizadas cada año por el Ejecutivo de Rajoy, salvo las de 2012 (1.258,30 millones) y 2018 (1.255,84 millones). En concreto, los Presupuestos aprobados por Rajoy invirtieron en Madrid 1.042,51 millones en 2013; 906,88 millones en 2014; 980,96 millones en 2015; 1.017,75 millones en 2016; y 1.005,33 millones en 2017.

Esta diferencia también se refleja al tomar el peso relativo, ya que únicamente los Presupuestos aprobados por el PP en 2017, cuando las inversiones en Madrid tuvieron un peso del 11,7% sobre el total, y 2018, cuando representaron el 12,2%, dieron a la Comunidad de Madrid un peso mayor al 10,3% de los Presupuestos de 2021. En cuanto al 8,9% sobre el total que representan las inversiones de 2022, es superior al 8,7% de las de 2015, e inferior al 9,9% de 2012, 9,8% de 2013, 9,2% de 2014 y 9,1% de 2016.

Por otra parte, ante las críticas a que la Comunidad de Madrid sea la cuarta en inversión en 2022, adelantada por la Comunidad Valenciana, -Madrid fue la tercera con más inversión en 2021-, cabe señalar que, desde 2012 a 2016, todos años de Gobierno del PP, Madrid fue la quinta comunidad en inversión.

En concreto, en 2012, con un 9,9% del total, estuvo por detrás de Andalucía (14,6%), Galicia (13,4%), Castilla y León (12,5%) y Cataluña (11,1%); en 2013, con el 9,8%, se situó tras Andalucía (15,3%), Castilla y León (14,9%), Galicia (12,2%) y Cataluña (11,9%); en 2014, con el 9,2%, recibió menos inversión que Andalucía (17,4%), Castilla y León (14,2%), Galicia (13,8%) y Cataluña (9,6%); y en 2015, con el 8,7%, estuvo por detrás de Andalucía (17,4%), Castilla y León (15,5%), Galicia (12,3%) y Cataluña (9,5%). También fue la cuarta comunidad con mayor inversión en 2016, cuando con el 9,1% se situó tras Andalucía (16,4%), Castilla y León (13,1%), Galicia (12,3%) y Cataluña (10,6%).

No fue hasta 2017 cuando pasó a ser la tercera comunidad con mayor inversión, cuando recibió el 11,7% del total, por detrás del 13,4% de Andalucía y el 13,3% de Cataluña, y ya por delante del 11,6% de Castilla y León y el 10,7% de Galicia. En los últimos presupuestos del PP, los de 2018, mantuvo esa tercera posición en inversión del Estado, con el 12,2% del total, tras el 14,4% de Andalucía y el 13,1% de Cataluña.

“COMPARACIONES SESGADAS”

En cualquier caso, los argumentos utilizados por la ministra Montero son similares a la explicación que todos los proyectos de Presupuestos Generales del Estado, incluyendo los aprobados por el Gobierno de Mariano Rajoy entre 2012 y 2018, contemplan en los informes económico-financieros en el que las cuentas públicas detallan las inversiones territorializadas cada año.

En concreto, todos los proyectos presupuestarios, desde 2012 hasta los presentados esta semana para 2022, incluyen párrafos idénticos que advierten que “aunque la territorialización de las inversiones puede resultar útil como una primera aproximación, existen una serie de limitaciones importantísimas en esta información que llevan a que las comparaciones entre territorios o entre años dentro de un mismo territorio estén frecuentemente sesgadas y resulten escasamente significativas e induzcan al error en las apreciaciones”.

Así, el siguiente párrafo explica que “una primera limitación de la información territorializada tiene que ver con el criterio “físico” de imputación de las inversiones” ya que “una inversión que ocurre en un determinado territorio se imputa a ese territorio independientemente del territorio que se beneficia de esa inversión”.

“Esto introduce un sesgo en la información, particularmente en lo que se refiere a infraestructuras de transporte, como ferrocarriles y carreteras, que benefician tanto o más a los territorios que unen que a los territorios por los que discurren. Muchas de las actuaciones del sector público estatal generan efectos positivos para el conjunto del país o para partes amplias de éste. Los datos territorializados ignoran esos efectos”, describe el texto en todas y cada una de las cuentas públicas aprobadas tanto por el PP como por el PSOE.

En esta misma línea, los informes económico-financieros de todos estos proyectos de PGE, señalan que “las comparaciones intertemporales son con frecuencia poco significativas, ya que muchas de las inversiones públicas tienen un carácter singular e irrepetible”, poniendo como ejemplo “un aeropuerto o en una línea de alta velocidad”, de forma que “el inicio de una gran infraestructura elevará de forma importante la inversión en un determinado territorio y su finalización tendrá el efecto contrario. Pero ni lo uno ni lo otro puede interpretarse como un cambio a corto plazo en el esfuerzo realizado en ese territorio”.

Además, también recuerdan que “la contribución del sector público estatal a la formación de capital en cada territorio es más amplia que la reflejada en los datos de inversión” y que “la contribución no reflejada en los datos de inversión se reparte de forma muy heterogénea entre los distintos territorios”.

En cuanto a la inversión no regionalizable, los Presupuestos de 2012 a 2022 señalan que “la inversión del sector público estatal se distribuye territorialmente en función de la localización de los proyectos” pero que “existe una parte que no es susceptible de ser regionalizada debido a su naturaleza como, por ejemplo, las compras centralizadas en el lugar o sede del organismo que las realiza, con independencia de dónde vayan a utilizarse, inversiones inmateriales a las que por su propia naturaleza no es posible localizar en un lugar concreto, e inversiones, especialmente del Ministerio de Defensa, cuyo lugar de producción o fabricación es distinto de aquél en el que se formaliza la compra y del de utilización de tales bienes”.

(SERVIMEDIA)

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], el material será moderado y publicado. ¡Participa!

Te puede interesar