Intentan una alianza para formar el nuevo gobierno alemán

Europa 04 de octubre de 2021 Por Telam
Merkel pidió a los alemanes que no pierdan de vista lo que, según ella, es una prioridad: la defensa de la democracia
mekel
Angela Merkel se va del Gobierno después de la peor elección de la historia del partido conservador. (Foto: AFP)

Los principales partidos de Alemania iniciaron este domingo complicadas conversaciones con otras fuerzas para intentar formar el primer Gobierno pos-Angela Merkel, en medio de señales de que el bloque conservador de la canciller saliente, tras la peor elección de su historia, deberá ceder el poder a sus rivales socialdemócratas por primera vez en 16 años.

El inicio del proceso de consultas, que se prefigura muy prolongado, coincidió con el 31° aniversario de la reunificación alemana y una exhortación de Merkel, en el que se espera sea uno de sus últimos grandes discursos, a proteger la democracia alemana de los demagogos y a superar divisiones.

"Tenemos diferencias pero también cosas en común. Estén dispuestos a reunirse con los demás [...] y tengan la capacidad de soportar las diferencias", dijo Merkel en la ciudad oriental de Halle en el acto oficial central por la reunificación del Este y el Oeste del país, en 1990, tras su superación al término de la Segunda Guerra Mundial.

Las declaraciones se interpretaron como un llamado implícito a los partidos políticos de Alemania, motor político y económico de la Unión Europea (UE), para que superen sus divisiones tras las elecciones generales del 26 de septiembre, en un contexto de difíciles negociaciones para formar Gobierno que se estima podrían durar varios meses.

Muy probablemente, se necesitará una alianza de tres formaciones con programas muy distintos para alcanzar una mayoría, algo que no ocurría desde los años 1950



La opción que de momento se considera más plausible es la de una coalición del Partido Socialdemócrata (SPD), que fue el más votado, con 25%, con los ecologistas de los Verdes y los liberales del FDP, una fuerza de derecha.

El SPD, liderado por Olaf Scholz, mantuvo hoy sus primeras reuniones por separado con los verdes y el FPD, informaron las agrupaciones en redes sociales.

"Creo que podemos conseguir buenos resultados rápidamente", dijo tras los contactos el líder del grupo parlamentario socialdemócrata, Rolf Mützenich, a la agencia de noticias alemana DPA.

"Desde ese punto de vista, podríamos iniciar las negociaciones formales de la coalición en octubre y concluirlas en diciembre", anticipó el copresidente Norbert Walter-Borjans, según el diario Die Welt.

Sin embargo, el secretario general de los liberales, Volker Wissing, admitió que las "posiciones" de ambos movimientos "estaban muy alejadas en cuestiones importantes" y que el gobierno debe estar preparado para concretar reformas.

Conscientes de su papel crucial porque nadie puede formar gobierno sin ellos, Los Verdes y el FDP ya se reunieron dos veces en los últimos días para mantener conversaciones confidenciales.

También se produjo la primera ronda de contactos entre el FDP y la coalición conservadora de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y la Unión Social Cristiana (CSU), a quienes emplazó a aclarar su posición interna antes de seguir avanzando.Pese a estar políticamente más cerca de los democristianos, los liberales parecen cada vez más reacios a aliarse con ellos.

El bloque conservador de Merkel también intenta aliarse con los Verdes y el FDP.

Aunque los democristianos de la CDU, a la que pertenece Merkel, salieran debilitados y divididos de su derrota electoral, la formación prevé reunirse por separado este domingo con el FDP y el martes con los Verdes.Su líder, Armin Laschet, al que se le atribuye el peor resultado electoral jamás obtenido por los conservadores en la historia de la Alemania moderna (un 24,1% de los votos), parece cada vez más amenazado.

Sus rivales dentro del partido, que defienden una línea más orientada a la derecha, ya se están posicionando de cara a una eventual sucesión. Otros reclaman una renovación "completa" del partido tras 16 años de Merkel.

La canciller pidió a los alemanes que no pierdan de vista lo que, según ella, es una prioridad: la defensa de la democracia.

"A veces nos tomamos las cosas demasiado a la ligera cuando se trata de conquistas democráticas, como si no tuviéramos que hacer nada más. Pero estamos asistiendo a un número creciente de ataques", agresiones contra minorías religiosas o étnicas, e intentos "demagógicos de expandir, sin escrúpulos ni vergüenza, el odio y el resentimiento", expresó.

También exhortó a los alemanes del oeste a mostrar más "respeto" hacia el Este, después de que las elecciones estuvieran marcadas en esta parte del país -la antigua RDA- por un fuerte respaldo a la ultraderecha.

Te puede interesar