El Problema: de la nueva especie humana

Actualidad 21 de septiembre de 2021 Por Dolores
Tres grandes dificultades: Un capitalismo extremo, el calentamiento global y la carencia de espiritualidad forman un círculo “virtuoso” de catástrofe irreparable.
Islas Canarias
Zona de Cumbre Vieja (La Palma)  de Islas Canarias en España.

Reflexione mucho acerca de este nuevo artículo.  No por la falta de  material para escribir, muy por el contrario hay tanto que decir… Estamos viviendo momentos extraordinarios en la historia del mundo y también decisivos si queremos dejar un planeta saludable, armonioso y sociedades justas. 

 Si vemos los noticieros, en lo micro cada país en el orbe está descontento con sus tipos de gobiernos y parlamentos (en la forma y  fondo).  Esto provoca divisiones entre los ya desgastados  partidos políticos que actualmente en nada representan el sentir de los pueblos y menos sus necesidades reales. 

Desde una mirada muy comprimida, otra arista es el avance tecnológico que ha sido evidente, aunque en ocasiones con el sacrificio de una verdadera conducta “democrática”.  Sin embargo, es también evidente la superioridad comparativa de la técnica y la democracia de las potencias mundiales.

Malas prácticas o decisiones individualistas que se ajustan solo a sectores privilegiados que  derivan  en  tremendas olas de emigración, que en pandemia agudizan la economía (Cepal 2020) y sistematización de cada nación. Paralelamente la corrupción y tráfico de drogas transitan sin control para llegar a las masas inmediatamente  dominadas y condenadas.  Todo esto crea  un desorden hacia  lo macro, y nos convertimos en la Torre de Babel  y se complican  incluso las relaciones internacionales.  Algunos sectores más radicales o “aquellos que no olvidan” ha robustecido sus batallas en honor al salvador. En otros se hace gala del poderío armamentista…  siempre el egocentrismo humano que no escucha las señales. ¡Sí,  bastaría con que la tierra temblara un poco más de lo normal para que cualquier poder incluso el  bélico se autodestruyera!

 Se evitan los esfuerzos para llegar a consensos primero a niveles locales (naciones), regionales (continentes)  y luego a nivel mundial (bloques).  Lamentablemente, no  se ven  ajustes que nos lleven a tomar el camino de una mejora global.  

Todavía  hay  individuos en el  mundo que no quieren  comprender que se nos otorgó hace millones de años un planeta sano, maravilloso, sustentable, generoso para que nos albergara el tiempo que fuese necesario… Aún,  si se acercan a América del Sur se puede apreciar  la belleza salvaje que nos  va quedando, no sé por cuánto tiempo. Ya tenemos en  Chile severos problemas con Mineras y Salmoneras que están destruyendo las últimas maravillas del mundo que es responsabilidad de todos. Las últimas Reservas de Biósfera (declaradas por UNESCO - MaB)  en  nuestro planeta. 

Sin embargo, aunque la mayoría de los –mortales- ya estamos al tanto que tenemos un grave problema,  hemos sido incapaces  de expresar nuestras decisiones e imponernos.

 Luego de casi dos años de  pandemia ha quedado  de manifiesto y las evidencias son sólidos fundamentos  que  señalan que  tenemos al menos –en mi opinión- tres grandes problemas: Un capitalismo extremo, el calentamiento global (cambio climático) y la carencia de espiritualidad. Los tres forman un círculo “virtuoso” de catástrofe irreparable.

Se nos acota el tiempo así lo demuestra también la naturaleza.  Lo que sucede con la erupción en la zona de Cumbre Vieja (La Palma)  de Islas Canarias en España.  El   terremoto en Haití, el huracán Ida en Nueva Orleans (EE.UU) no son sólo algunos ejemplos son el mínimo de hechos.

 No podemos quedarnos de brazos cruzados. Hay que tomar consciencia y las medidas necesarias y adecuadas.  Zanjar de raíz  las dificultades y adquirir un compromiso de reformas y saneamiento global para emerger como la nueva  especie  humana.

Los invito a reflexionar  sobre la forma de abordar este gran problema que ya debiera  dejar de preocuparnos, para mejor ocuparnos.

El  Problema

 

         Cuenta la leyenda que un monasterio budista ubicado en una ladera casi inaccesible de las frías y escarpadas montañas del Himalaya, un buen día uno de los monjes guardianes más ancianos falleció.  Le hicieron los rituales tibetanos propios para esas ocasiones, llenas de profundo respeto y misticismo.  Sin embargo, era preciso que algún otro monje asumiera las funciones del puesto vacante del guardián.  Debía encontrarse el monje adecuado para llevárselas a cabo.  El Gran Maestro convocó a todos los discípulos del monasterio para determinar quién ocuparía el honroso puesto de guardián.  El Maestro, con mucha tranquilidad y calma, colocó una magnifica mesita en el centro de la enorme sala en la que estaban reunidos y encima de ésta, colocó un exquisito jarrón de porcelana, y en él, una rosa amarilla de extraordinaria belleza y dijo:

       -“He aquí el problema. Asumirá el puesto del Honorable Guardián de nuestro monasterio el primer monje que lo resuelva.” Todos quedaron asombrados mirando aquella escena: un jarrón de gran valor y belleza, con una maravillosa flor en el centro.  Los monjes se quedaron como petrificados en el más respetuoso silencio, hundidos en sus interrogantes internas… ¿Qué hacer con él? ¿Cuál podría ser el enigma encerrado de tan delicada belleza? ¿Simbolizaría acaso  las tentaciones del mundo? ¿Podría ser algo tan simple como que necesitara agua la flor? Eran tantas preguntas…

       En un momento determinado, uno de los discípulos sacó una espada, miró al Gran Maestro, y a todos sus compañeros, se dirigió al centro de la sala y…zas!! Destruyó todo de un solo golpe.

       Tan pronto del discípulo retornó a su lugar, el Gran Maestro dijo: “Alguien se ha atrevido no sólo a dar solución al problema, sino a eliminarlo.  Honremos a nuestro Guardián del Monasterio”.

       En realidad, poco importa cuál sea el problema.  Hay problemas cuyo aspecto nos confunde, pues halaga los sentidos.  En el fondo sigue siendo un problema. Si el problema, es exactamente eso: un problema, y precisa ser eliminado, n importa que se trate de una mujer sensacional, o de un hombre maravilloso o de un gran amor que se ha esfumado.  Por más hermosa que haya sido la experiencia que has vivido o lo significativa que haya sido la persona con quien has estado, si no existiera más sentido para ello en tu vida, tiene que ser eliminado.

      Muchas personas cargan la vida entera el peso de cosas que fueron importantes en su pasado y que hoy solamente ocupan un espacio inútil en sus mentes, espacio que es indispensable para  recrear la vida.

      No te quejes con tu Dios diciéndole que tienes un gran problema, dile a tu problema que tienes un gran Dios, y ese Dios eres tú.

(Cuentos y  Fábulas de Buda - Sri Deva Fénix)

 

                                                                                                         

Dolores

Soy escritora por vocación, chilena, casada hace muchos años con Fernando (esposo y partner) con quien tenemos un amado hijo.
Cronista Histórica. Postítulo en Comunicación Estratégica y Liderazgo en Proyectos Culturales en el ICEI de la Universidad de Chile.

Mis primeros escritos fueron material para concursos de cuentos, biografías e investigación con “Mi hermano Vicente”, “Manuel Rodríguez Erdoíza” y “La Religiosidad en Chile”.

Durante los años 80, colaboraré con el periodista Miguel Budnik S., en la Revista Ercilla con la serie de artículos “Los Allegados sin Casa”. Esto marcaría el inicio de un silencioso y solitario camino. Escribí sin parar artículos históricos y de investigación para revistas de provincia y acervo personal.

En el 2005, trabaje como freelancer para el periódico local “El Observador Maipucino” allí me asignaron la columna histórica permanente donde rescaté el patrimonio local, su gente y casonas. Relatos que luego se plasmaron en mi libro “Crónicas de Maipú”, Edit. Antártica. Estudios Regionales Universidad Bolivariana.

Me apasionó el tema patrimonial y decidí estudiar y especializarme construyendo las bases para fundar junto a mi esposo y pequeño círculo de amistades, el Periódico Patrimonial “La Ruta”. Una publicación inédita e independiente. Gratuita, bimensual, formato papel y virtual, que desarrollaba reportajes y artículos (rescate, arte, patrimonio y medio ambiente). Impulsando y Gestionando proyectos culturales y enlaces, que suscitaba ferias, talleres y representaciones visuales del patrimonio nacional.

Los frutos de este trabajo se reflejaron en las publicaciones siguientes “Colegio Internacional Alba un colegio con historia” (Edit. Ind.2010), Antología grupos Folklóricos para Goodyear Chile, y colaboración en publicación “Mes de María en el año del Bicentenario de Chile”. Edit. CECH y exposición “Virgen del Carmen y Maipú” en el Templo Votivo.

En el 2012 obtuve el premio LIMACLARA - Argentina Internacional, por mi Ensayo-Periodístico “Periódicos Gratuitos: un fenómeno para masas”.

En el 2016, motivada por la causalidad de la vida y más reposada, me especialice en espacios relacionadas con la espiritualidad del Ser y bienestar femenino de allí nació la publicación “Nosotras Mujeres Grandes” (Edit. Upanishad).

Desde el 2019 y en el epicentro del estallido social en Chile y a puertas de la pandemia global, he publicado para medios nacionales independientes e internacionales como Euromundoglobal, Pressenza, The Santiago Times, actualmente Globatium.com (prensa digial). Denunciando y visibilizando la dualidad en el conflicto social, las buenas prácticas para contener la pandemia global y las transformaciones en el mundo.

Te puede interesar