Biografía de un bullying

Espiritualidad 05 de agosto de 2021 Por Dolores
" RESILIENCIA "
Picaflor1
FERNANDOMP

Mi nombre es Dolores,

Quien más que yo, con este nombre que conservo por herencia y decisión impuesta (padres) en un principio, podría hablar del dolor…

Pienso que mi nuevo camino lo adquirí por lo mismo, cansada de tanto dolor buscando formas de evitarlo, finalmente concluí que era mejor comprender y enfrentarlo.

Para comprender el dolor, primero lo seleccione de acuerdo a sucesos que acontecieron  en mi vida, los que también dependieron de mi edad, tiempos y circunstancias. 

Pero para mí, se iniciaron de muy temprano, podría decirse que fui un precedente  del origen del bullying estudiantil, antes que se llamara de ese modo (acoso escolar).  El que  de verdad, incluso ahora  -que tengo mis buenos años y siendo adulta- sigo escuchando por ahí “burlas aisladas”, por llamar de este modo.

 Fui entonces una sobreviviente a mi nombre.  Pero eso no fue todo ¡además! Llegué al mundo con “Braquidactilia”  una malformación genética que causo un dedo desproporcionado.   Mi  dedo gordo de la mano derecha de forma achatada,   que impedía usar las uñas tan largas y pintadas en mi adolescencia, sin embargo siempre con una resiliencia (otra palabra de la psicología moderna) asombrosa encontré una forma ultra moderna y vanguardista. Solucione el tema con manicura francesa.

 Imaginan como estos sucesos iban marcando mi vida…  Aquí logro empatizar con todo lo extremo que pueda suceder a un Ser aunque en el texto parezca leve.  Nada lo fue… ¡Si hasta recuerdo  que  pensé en mi mente juvenil,  que jamás podría casarme y menos tener hijos!

Bueno, fueron malos tiempos los que pase con mi nombre, pase digo porque a partir de los veintisiete  años aproximadamente, que fue cuando conocí a mi esposo, es que el nombre dejo de ser un tema para mí sin embargo, me di cuenta de que había un daño y que calaba hondo y entendí que  fue el origen de muchas enfermedades que se desarrollaron  a lo largo de mi vida;   daños emocionales, de autoestima  y tantos más que aún  seguramente estoy por descubrir…

Entre tanto, tuve la oportunidad de cambiar mi nombre por cualquiera del abanico que existe en el planeta y en el Universo. 

Esto  fue la gran  prueba para mí y tomar esa decisión fue determinante. Decidí entonces marcharme de este mundo con él  y fue allí cuando lo asumí de verdad.  Legó el minuto y  pensé  que debía superarme en estos sentidos, elevarme a la situación y encontré caminos seguros desde lo espiritual.

Entonces comenzó ya hace mucho, mucho tiempo mi investigación al respecto y al menos a mí me dio insuperables resultados y quisiera compartir algunos tips,  con ustedes mis lectores.

Cuando desde niña saque la fortaleza para seguir adelante con un nombre tan complicado,  supere el bulling, y luego de adolescente me enfrente cara a cara con el sufrimiento,  el que discerní  sigue al hombre en el recorrido de su vida. Comprendí que también era un Karma, ajustado a  mis propias deudas y  que tenía dos vías; aprender a vivir con ellas o las transformaba en Dharma a partir de mis buenas acciones y el AMOR en todos sus sentidos.  

No obstante, comprendí que  nada de lo que realizo en mi vida es porque sí, y como  tengo la manía de averiguar el porqué de todas las cosas, (porque  solo así me siento  tranquila)  eso fue lo que hice…

Comencé investigar con respecto a mi nombre, averigüe que  proviene de: “Nuestra Señora de los Dolores, (advocación de la Virgen María) la Mater Dolorosa que destaca el sentimiento de dolor de María ante el sufrimiento de su hijo y en los siete episodios de la vida de Jesucristo”.  Su etimología se remonta al siglo XI en Florencia. 

Todos estos argumentos suficientes y necesarios, para entender al menos a qué tipo de dolores se refería, y este maravilloso fundamento daba mayor  sentido y una pizca de orgullo a mí autoestima.

 Pero si creen que esto fue suficiente, no lo fue… Aun cuando eran argumentos históricos y religiosos,  no me dejaban satisfecha… Y decidí incursionar por otras vías.  El Ser en todas sus formas y dimensiones.  Desde aquí se inició mi camino,  el  que daría las bases para realmente aceptar mi nombre, mi sello. 

A  partir de  conocer esta Verdad, es que ahora me siento libre y mi nombre no es la sombra que me sigue. Lo acepto y acojo feliz.

Y bueno,  como dato Freak   ya hace algún tiempo que cada año el  día 15 de septiembre  celebro  mi Santo “Nuestra Señora de los Dolores”.

 

 

Dolores

Soy escritora por vocación, chilena, casada hace muchos años con Fernando (mi partner ) con quien tenemos un hijo. Cronista Histórica. Postítulo en Comunicación Estratégica y Liderazgo en Proyectos Culturales en el ICEI de la Universidad de Chile.

Mis primeros escritos fueron material para concursos de cuentos, biografías e investigación con “Mi hermano Vicente”, “Manuel Rodríguez Erdoíza” y “La Religiosidad en Chile”.

Durante los años 80, colaboraré con el periodista Miguel Budnik S., en la Revista Ercilla con la serie de artículos “Los Allegados sin Casa”. Esto marcaría el inicio de un silencioso y solitario camino. Escribí sin parar artículos históricos y de investigación para revistas de provincia y acervo personal.

En el 2005, trabaje como freelancer para el periódico local “El Observador Maipucino” allí me asignaron la columna histórica permanente donde rescaté el patrimonio local, su gente y casonas. Relatos que luego se plasmaron en mi libro “Crónicas de Maipú”, Edit. Antártica. Estudios Regionales Universidad Bolivariana.

Me apasionó el tema patrimonial y decidí estudiar y especializarme construyendo las bases para fundar junto a mi esposo y pequeño círculo de amistades, el Periódico Patrimonial “La Ruta”. Una publicación inédita e independiente. Gratuita, bimensual, formato papel y virtual, que desarrollaba reportajes y artículos (rescate, arte, patrimonio y medio ambiente). Impulsando y Gestionando proyectos culturales y enlaces, que suscitaba ferias, talleres y representaciones visuales del patrimonio nacional.

Los frutos de este trabajo se reflejaron en las publicaciones siguientes “Colegio Internacional Alba un colegio con historia” (Edit. Ind.2010), Antología grupos Folklóricos para Goodyear Chile, y colaboración en publicación “Mes de María en el año del Bicentenario de Chile”. Edit. CECH y exposición “Virgen del Carmen y Maipú” en el Templo Votivo.

En el 2012 obtuve el premio LIMACLARA - Argentina Internacional, por mi Ensayo-Periodístico “Periódicos Gratuitos: un fenómeno para masas”.

En el 2016, motivada por la causalidad de la vida y más reposada, me especialice en espacios relacionadas con la espiritualidad del Ser y bienestar femenino de allí nació la publicación “Nosotras Mujeres Grandes” (Edit. Upanishad).

Desde el 2019 y en el epicentro del estallido social en Chile y a puertas de la pandemia global, he publicado para medios nacionales independientes e internacionales como Euromundoglobal y Pressenza. Denunciando y visibilizando la dualidad en el conflicto social y en las buenas prácticas para contener la pandemia global.

Te puede interesar