Testimonio sobre "el coronavirus en Praga"

Europa 17 de marzo de 2021 Por Gerardo Femina
Al pasear por el centro es fácil observar helicópteros aterrizando y volviendo con pacientes que necesitan atención urgente. Vienen de otras regiones o salen probablemente a Alemania.
hecopteros praga

Vivo en Praga y estoy rodeado de amigos, familiares y conocidos contagiados con el virus. Algunos comentan la enfermedad como una fuerte gripe, otros están especialmente enfermos, otros en UCI y algunos ya han pasado a mejor vida.

Los hospitales están llenos y todo el sistema de salud está colapsado. Alguien ingenuo podría creer que la situación ha degenerado tanto porque la República Checa siendo un antiguo país comunista no tiene un sistema de salud de buen nivel. Es exactamente lo contrario, por ejemplo, el número de camas por habitantes es más del doble que el italiano.

Al pasear por el centro es fácil observar helicópteros aterrizando y volviendo con pacientes que necesitan atención urgente. Vienen de otras regiones o salen probablemente a Alemania.

Médicos y enfermeros gritan ayuda y lamentablemente lo que llegó de numerosos voluntarios y estudiantes de medicina no fue suficiente. Se teme enfermarse de otras enfermedades porque no se sabe si se encontrará un lugar en el hospital. Y para los enfermos de covid vigentes la regla de ′′ vigilante espera ". Vigilante de parte de quién? Del enfermo con la fiebre 39 o del médico que no puede seguir a todos sus pacientes? Esperando qué?

Entonces es obvio que uno se indigna escuchando opiniones que quieren negar la gravedad de la situación. Está claro que uno se indigna cuando los partidos de oposición en esta situación hablan de aflojar las restricciones.

Se queda sin palabras al escuchar a personas cultas manifestar gran desconfianza con la ciencia con una actitud similar a la de la Iglesia frente a Galileo.

Está claro que uno se enoja cuando intervienen Europa y sobre todo Estados Unidos para impedir que se use la vacuna Sputnik o China.

Es desgarradora la anestesia y la indiferencia ante el dolor y el sufrimiento humano. Es monstruosa la manipulación que solo se hace de la situación para el beneficio personal.

Esta es la fotografía del presente y si no se corre a los reparos la situación será aún peor. Y un uso rápido de las vacunas, además de otras medidas, es el único intento razonable que se tiene en las manos ahora.

No nos dejemos engañar por las narrativas hipnóticas que se escuchan y leen en los medios de comunicación y redes sociales!

No repitamos de memoria las consignas confeccionadas por los ′′ puntos de vista ′′... No nos dejemos dividir!

Tenemos una razón que nos permite investigar la coherencia de la información recibida y también las raíces de nuestras propias convicciones.

Pido disculpas si alguien se siente ofendido por mis palabras, pero desearía tanto que despertara en cada uno de nosotros esa Humanidad que yace en el olvido, mente y corazón.

En mi opinión hay que enfocar la protesta en los temas centrales y no dejarse distraer por el Reino del Secundario: abolir las patentes de vacunas y potenciar el tratamiento domiciliario.

Te puede interesar