Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

Preocupación por los bajos resultados del programa de rastreo en Nueva York

Solo el 35% de los 5.347 residentes de la ciudad consultados que dieron positivo o se sospecharon dieron información sobre contactos cercanos en las primeras dos semanas del programa. Mañana lunes Nueva York entra en la fase 2 de la reapertura.

Estados Unidos 22 de junio de 2020 Agencia Telam
nueva york

A un día de que Nueva York entre en una nueva fase de reapertura que incluye comidas al aire libre, el ingreso a los comercios y la vuelta a las oficinas, la ciudad contrató a 3.000 trabajadores para realizar el seguimiento y monitoreo de personas con coronavirus, cuyos resultados hasta ahora no fueron los esperados, informó este domingo la prensa local.

Las primeras estadísticas del programa, que comenzó a funcionar el 1 de junio, indican que los rastreadores, que deben identificar a cualquier persona que haya entrado en contacto con los miles de contagiados de coronavirus en la ciudad, a menudo no pueden localizar a las personas infectadas ni recopilar la información de ellas.

Junto con las pruebas generalizadas y el aislamiento de infectados, el rastreo de contactos es una de las pocas herramientas que tienen los funcionarios de salud pública para luchar contra la pandemia hasta que no se encuentre un tratamiento o una vacuna.

Sin embargo, solo el 35% de los 5.347 residentes de la ciudad que dieron positivo o se sospecharon positivos en las primeras dos semanas del programa dieron información sobre contactos cercanos a los rastreadores, informó hoy el diario estadounidense New York Times.

En todo el mundo, las autoridades establecieron programas para llegar a todos los contactos de una persona enferma y ponerlos en cuarentena durante dos semanas, pero los resultados no son siempre tan sencillos.

En Nueva York, el programa tuvo pocas respuestas y está restringido por problemas de privacidad, a diferencia de otros países, como China y Alemania, donde los edificios de departamentos, los comercios, restaurantes y otras empresas privadas están obligados a recolectar información personal de los visitantes, lo que facilita el seguimiento de la propagación.

En Corea del Sur, por ejemplo, las personas en bodas, funerales, bares de karaoke, clubes nocturnos y salones de juegos en Internet escriben sus nombres y números de teléfono, y las autoridades pudieron recurrir a datos de ubicación de teléfonos celulares o transacciones con tarjetas de crédito.

En cambio, en la ciudad de Nueva York, muchas personas que dieron positivo no habían proporcionado información por teléfono a los rastreadores de contacto, o interrumpieron las entrevistas.
También hubo quienes les dijeron a los rastreadores que no habían salido de sus hogares ni habían puesto en riesgo a otras personas y omitieron mencionar a los miembros de sus familias.
Otro de los problemas que surgieron fue el relativo silencio de los pacientes con virus.

En un esfuerzo por establecer una conexión entre los contactos y los rastreadores, la mitad de todos los rastreadores contratados viven en comunidades afectadas por el virus, que son predominantemente negras e hispanas.

Según un experto de la salud citado por el diario estadounidense, la baja tasa de cooperación se debió a la inexperiencia de los trazadores, la renuencia generalizada de los estadounidenses a compartir información personal con el gobierno y la decisión del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, de separar el programa del Departamento de Salud de la ciudad.

Nueva York, la ciudad que tuvo más éxito con su programa de pruebas y espera poder realizar 50.000 pruebas en julio, dio grandes pasos para reducir el brote desde que comenzó a tomar medidas en marzo.

Sin embargo, la fase dos de la reapertura que se llevará adelante mañana y consiste, entre otras cosas, en la vuelta al trabajo de unas 300.000 personas, abre la posibilidad a rebrotes.

En Florida


Por otra parte, el condado de Miami-Dade, el más afectado de Florida, endureció hoy la vigilancia de restaurantes que incumplan las normas contra la propagación del virus, ante el alarmante incremento de los casos en el estado del sureste de Estados Unidos.

En Florida, donde el coronavirus causó la muerte de 3.161 personas, se registraron hoy 3.494 casos, elevando la cifra a 97.291.

En este contexto, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, firmó una enmienda para reforzar el cumplimiento de las normas de su plan de reapertura "Nueva normalidad" en los restaurantes, que deben operar solo al 50 % de su capacidad.

Con el cierre de tres restaurantes en las últimas horas, Giménez alertó sobre el promedio de la tasa de casos positivos en el condado, de 9,4 % en las últimas dos semanas.

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], estamos muy agradecidos de tu aporte . ¡Participa!

globatium, periódico colaborativo de España e Iberoamérica

Te puede interesar

Lo más visto

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación

Boletín Globatium

booked.net