Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

Desterremos la Autocracia

En un Sistema Democrático, el consenso es la norma y el bien común la meta, mientras que en sus ámbitos privados lo es el se hace lo que yo digo y todo en beneficio propio.

Opinión 29 de octubre de 2019 Vanina P. Santarceri
Delacroix-La-libertad
La Libertad guiando al pueblo (Imagen de Delacroix)

La Autocracia es la forma de manejo empresarial por excelencia. Es la decantación natural del sistema Feudal-Monárquico imperante durante milenios que se vio obligado a mutar luego de las rebeliones sociales mundiales acontecidas post-revolución industrial que amenazaban con hacerlas desaparecer para siempre. Se llegó, pues, a un punto intermedio donde los Lores y compañía mantienen su poder despótico encubriéndolo con una máscara de consenso social, es decir, insertados en Sistemas Democráticos con sendos mecanismos de regulación.

Ahora bien: el poder real, es decir, el que ostenta las decisiones sobre la vida y la muerte de la gran mayoría de Seres Humanos, reside en quienes tienen el control de los recursos básicos necesarios para la subsistencia. Comenzando por la tierra (bienes inmuebles, campos) y continuando con los alimentos (sector agropecuario, super e hiper mercados, industria alimentaria), la energía (petroleras, energéticas) y la salud (laboratorios, clínicas médicas). Al estar insertos en un sistema mercantilista, el acceso a esos bienes básicos está dado pura y exclusivamente a través del dinero, por cuanto el poder real reside en quien lo posee. Es éste quien decide tanto el precio de un recurso básico como quiénes tendrán acceso al mismo.

Paradójicamente, en el seno de todos los Sistemas Democráticos mundiales están insertas las Empresas que operan con sistemas Autocráticos. Los empresarios a cargo son, en su gran mayoría, herederos de esas empresas ó bien del capital fundacional, verdaderos Señores Feudales contemporáneos. Tienen el poder de decisión sobre la vida y buena parte de la subjetividad de todos sus empleados y no rinden cuentas ante nadie más que sí mismos ó sus socios corporativos. No ocupan el puesto directivo por mérito propio (de hecho en muchos casos son altamente ineficientes) y sus decisiones corporativas sólo están sujetas a su buen (ó mal) criterio individual. No existe la decisión democrática en ninguna empresa ortodoxa.

Peor es el caso de los herederos de empresas medianas y grandes: a diferencia de la primera generación (quienes fundaron el imperio que heredaron), desconocen el arduo trabajo de germinar un proyecto desde su idea hasta plasmarlo en un negocio redituable. Muy por el contrario, están acostumbrados a pedir caprichosamente y obtener irreflexivamente, al estilo “sus deseos son órdenes”.

Es esta clase de nenes de papi la que tomó el poder democrático en Argentina. Acostumbrados a hacer y deshacer a su antojo, con su propio criterio como único límite y más allá de cualquier racionalidad ó conveniencia, el Estado de Derecho no sólo les es absolutamente ajeno sino de una extrañeza casi diríamos alienígena.

En un Sistema Democrático, el consenso es la norma y el bien común la meta, mientras que en sus ámbitos privados lo es el se hace lo que yo digo y todo en beneficio propio. Solidaridad versus egoísmo; consenso versus egocentrismo; son antagónicos por antonomasia. No es de extrañar, entonces, la increíble sarta de irregularidades administrativas y conductas antidemocráticas que estos personajes han exhibido en estos casi cuatro años. Si alguien opina distinto, es silenciado (perseguido, amenazado, violentado); si hay alguna legislación que se opone ó traba sus deseos, es desarticulada (generalmente por DNU); si quieren colocar algún amigo en un puesto para el que no es apto, se lo ubica “a presión”. Es decir, todas conductas perfectamente alineadas con su modus operandi habitual.

En cuanto al resto de la población, tampoco estamos acostumbrados a consensuar socialmente. Prácticamente todas las instituciones (sean éstas públicas ó privadas) funcionan con sistemas Autocráticos. Pasamos toda nuestra vida dentro de estas instituciones y, a fin de cuentas, internalizamos la autocracia como modo de relación social aún dentro de nuestras propias familias.

Entonces: el poder real está en manos de empresarios que limitan el accionar Democrático, mientras que el resto de la población está inmersa en formas de relación que replican el modelo autoritario e intolerante promovido por éstos. Cómo pretendemos entonces sostener un Sistema Democrático, pluralista y consensuado?

Tenemos, pues, el deber moral de promulgar un cambio real en todos los ámbitos, comenzando por desterrar la autocracia y la intolerancia (basada en nuestras propias inseguridades) en nuestro interior para así poder comenzar a dar respuestas y promulgar conductas acordes a una real Democracia, instalar el debate sobre la democratización en las empresas y perderle el miedo al soltar, ya que todo consenso implica ceder. Creo que es la única forma de comenzar a transitar el verdadero camino hacia el bienestar común.

 
Vanina Santarceri
Vanina P. Santarceri es Técnica Superior en Comercio Internacional y Analista de Sistemas, con estudios en Consultoría Psicológica, Ética y Nuevo Humanismo. Es activista social Humanista y Ecologista. Desde hace 23 años trabaja en el estudio y la implementación de la visión Humanista aplicada a la Economía, especialmente al ámbito del Comercio Internacional, el Cooperativismo y el Mutualismo.

Tomado de Pressenza
 
 
 
 

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], estamos muy agradecidos de tu aporte . ¡Participa!

globatium, periódico colaborativo de España e Iberoamérica

Te puede interesar

annika-skattum-720x480

¿Qué es lo que contagiamos?

Pressenza - Rédaction Paris
Opinión 19 de abril de 2020

Con esta conmoción casi total, me pareció que todos nosotros, los 2 mil millones, probablemente compartimos las mismas emociones.

montañas

El momento humanista en relación al momento del caos

Javier Belda - Pressenza
Opinión 10 de mayo de 2020

El Nuevo Humanismo Universalista surge en la segunda mitad del siglo XX. Desde entonces nos hemos preguntado sobre el punto de inflexión tratando de ir más allá de un hecho puntual que sobrepase los umbrales cotidianos de percepción

JUAN_ESPINOSA_LA_MANCHA-720x577

Carta desde el confinamiento… en un lugar de La Mancha

Juan Espinosa
Opinión 01 de abril de 2020

Ya que algunos amigos se están animando a escribir –o grabar– sus pareceres sobre los acontecimientos presentes y lo que pueda suceder en un futuro próximo, igualmente me animo a ordenar mis opiniones y expresarme en un intento de intercambio esta vez desde el confinamiento que me sorprende desplazado… en un lugar de La Mancha…

Lo más visto

hacia el nuevo humanismo

Convocando hacia el Nuevo Humanismo

Hugo RG
Opinión 19 de mayo de 2020

El futuro será según lo construyamos y ojalá utilicemos herramientas que sean útiles a todos y recordando las palabras del sabio "No habrá progreso social si no es de todos y para todos"

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación

Boletín Globatium

booked.net