Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

Tomás Hirsch, junto a 300 militantes, renuncia al Partido Humanista

Publicamos la carta, enviada al Equipo de Coordinación Nacional del Partido Humanista, así como al Presidente de la Cámara de Diputados y al Servicio Electoral

Chile 07 de mayo de 2020 Pressenza - redacción Chile
banderaPH-720x480

Señalando que el estallido de octubre de 2019 evidenció la desconexión entre los partidos políticos y la base social; que el Partido Humanista no ha podido escapar a este fenómeno generalizado y ha ido perdiendo una de sus características esenciales: la conexión con la gente;  que lo fundamental de la acción política no se desarrolla en las instituciones del Estado, sino que se despliega desde la base social, una carta firmada por el diputado Tomás Hirsch y casi 300 militantes más pone fin a sus militancias en la colectividad luego de 36 años.

Hirsch aseguró que “hemos llegado al convencimiento de que en un contexto en que en general los partidos políticos están en crisis y no son capaces de dar respuestas a las nuevas demandas sociales, sobre todo a las de las nuevas generaciones, al PH le ha pasado lo mismo. Se ha convertido en una institución que no ha sido capaz de ponerse a la altura de los tiempos y de algún modo también se ha quedado paralizado, o ha ido perdiendo una de sus características esenciales que es la conexión con la gente”.

Señaló así mismo que con su renuncia y la de los otros 300 militantes «lo que estamos buscando es reencontrarnos con el espíritu del humanismo y retomar lo que sido el proyecto histórico del humanismo. Sentimos que eso se ha ido perdiendo, que nos hemos ido quedando más bien en lo institucional, nos hemos convertido en una institución, de algún modo vacía, sin ese contenido que le ha dado sentido al PH por tanto tiempo”.

La carta, enviada hoy al Equipo de Coordinación Nacional del Partido Humanista, así como al Presidente de la Cámara de Diputados y al Servicio Electoral, es la siguiente:

«Amigas y amigos,
Quienes suscribimos esta carta somos un conjunto de miembros del Partido Humanista que hemos tomado la decisión de desafiliarnos del partido. Queremos compartir con ustedes las reflexiones que nos conducen a esta decisión.

El Partido Humanista surge –en Chile y en el mundo– desde el Movimiento Humanista, el que viene desplegando su acción transformadora desde fines de los ‘60. Durante este tiempo el Movimiento tomó diversas formas para llevar adelante sus ideales de transformación personal y social.

Nuestro propósito ha sido siempre humanizar un mundo deshumanizado. Un mundo caracterizado por un sistema económico desigual, que ha permitido la mayor concentración de riqueza de toda la historia humana. Un sistema político que restringe el poder de la ciudadanía, entregándolo a una élite subordinada al capital financiero internacional y un orden social basado en la competencia y el consumo, que deteriora los vínculos entre las personas, destruye el medio ambiente y amenaza la continuidad de la vida. Este deterioro se experimenta en cada rincón del planeta, por lo que estamos obligados a concebir nuevas respuestas de carácter global, aun cuando su aplicación sea inicialmente local.

Haciendo un poco de historia, el PH irrumpe en la escena política en 1984, con la mística y la fuerza de la no violencia, siendo el primer partido legalizado en dictadura. Llegó para renovar la vieja política y aportar con su irreverencia un soplo de alegría y esperanza a un país entristecido por la dictadura. Con el PH, la no violencia activa se vistió de naranja y agitó con fuerza sus banderas. Lo hicimos orgullosos de ser “algo más que un partido” y de promover el necesario cambio interior que debe acompañar los cambios sociales. A fines de los ’80, gracias al trabajo voluntario de cientos de humanistas, llegamos al Congreso con Laura Rodríguez. Nuestros diarios barriales y frentes de acción se multiplicaron y nos ayudaron a mantener un espíritu callejero y de contacto con la gente.

Todo esto sin prensa y sin recursos, asistidos por la convicción interna que el humanismo tenía algo muy valioso que aportar a nuestra sociedad. Nunca dejamos de alimentar el sueño de un Chile más justo y más humano. Esa aspiración profunda, más allá de provisorios fracasos, ha dado sentido y coherencia a nuestras vidas. Por ello, en 1993 abandonamos la Concertación, buscando dar continuidad a ese proyecto de sociedad justa a partir de alianzas con otras colectividades de izquierda. Vino entonces el intento presidencial de la Nueva Izquierda encabezado por Cristián Reitze, se continuó con nuestra candidatura presidencial de 1999. En 2005 fundamos el Juntos Podemos, que con una nueva candidatura presidencial de Tomas Hirsch se convirtió en la alianza más amplia de izquierda después del retorno a la democracia. Más recientemente, en 2016 junto a otros partidos y organizaciones sociales fundamos el Frente Amplio y volvimos al Congreso después de 26 años. Este último período coincide con la incorporación de jóvenes que desde un nuevo paisaje social mucho más abierto e inclusivo, plantean inquietudes y preguntas que desafían la agenda política. Estos jóvenes, encuentran en el humanismo una respuesta a sus búsquedas y hacen suya la revolución no violenta, abriendo decenas de locales barriales y desplegando sus propuestas en las redes.

En este intento de proyectar el humanismo en el ámbito político, siempre convivieron distintas miradas y formas de hacer las cosas. Y más allá de mayorías circunstanciales, mantuvimos el acuerdo tácito de preservar lo nuestro, con sus valores, sus principios y sus códigos, renunciando a parcialidades y apreciaciones personales. Asimismo, los cargos partidarios siempre fueron entendidos como funciones, priorizando internamente el acuerdo y la paridad en nuestrasrelaciones como estilo de trabajo. En cuanto a la forma de hacer política, desde siempre hemos considerado que lo fundamental de esta acción no se desarrolla en las instituciones del Estado, sino que se despliega desde la base social.

El estallido de octubre de 2019 evidenció la desconexión entre los partidos políticos y la base social. El Partido Humanista no ha podido escapar a este fenómeno generalizado, y ha ido perdiendo así una de sus características esenciales, la conexión con la gente. Así, no obstante la apertura que experimentó el Partido en los últimos años, la actual institucionalidad política no logra generar los espacios para que antiguos y nuevos humanistas puedan desplegar plenamente su acción en el mundo.

Nuestra decisión de renunciar al PH está motivada por la necesidad de reencuentro con el sentido y el espíritu del humanismo. Queremos fortalecer nuestra acción en el mundo, explorando nuevos modos de organización: abiertos, flexibles y diversos en su expresión. Este intento es político, pero va más allá, haciendo confluir múltiples formas de acción en una corriente humanista amplia.

No hemos querido postergar esta decisión por la urgencia que nos impone la crisis actual. En lo inmediato, seguiremos impulsando con fuerza los diversos proyectos y actividades en que estamos involucrados en el ámbito político, en el ámbito de la acción social, en el campo de la cultura, de las comunicaciones y del pensamiento. Nos proponemos orientar nuestros esfuerzos al fortalecimiento de ese movimiento social que se manifiesta crecientemente desde hace algún tiempo en nuestro país y en el mundo y que requiere constituirse como gestor de las transformaciones que necesitamos para salir de la crisis en que estamos inmersos.

Queremos, por último, aprovechar esta instancia para hacer una invitación amplia a todos aquellos amigos y amigas que quieran sumarse a este nuevo momento. Al iniciar este camino fuera de la institución partidaria, no estamos abandonando el Humanismo. Por el contrario, avanzamos hacia el reencuentro con ese Humanismo que ha orientado y seguirá orientando nuestras vidas.

Un saludo de paz, fuerza y alegría
6 de mayo 2020.-

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], estamos muy agradecidos de tu aporte . ¡Participa!

globatium, periódico colaborativo de España e Iberoamérica

Te puede interesar

chile un año

Chile: Un año luchando por la dignidad

Pressenza
Chile 19 de octubre de 2020

Siguiendo a Claudia Aranda, nos adentramos entre la gente manifestándose, sus símbolos, carteles, reclamos, sus canciones y sus gritos, buscando entender qué mueve a este pueblo que tan masivamente se congregó hoy

plebiscito chile

la opción Apruebo venció abrumadoramente el Plebiscito

Pressenza
Chile 26 de octubre de 2020

En abril 2021 se irá nuevamente a las urnas para elegir a quienes redacten el nuevo texto. Desgraciadamente no lo hará una Asamblea Constituyente y soberana, sino quienes hayan propuesto los partidos políticos en los diferentes distritos electorales

Lo más visto

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación

Boletín Globatium

booked.net