Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo Prensa digital, noticias de españa y noticias del mundo

¡Gracias, Silvia!

En la madrugada del 1 de abril de 2020, nuestra gran Silvia Swinden falleció después de una tremenda batalla contra una serie de problemas médicos que afectaron a su cuerpo en los últimos 3 años, pero que afortunadamente nunca oscurecieron su mente.

Gente y estilo 01 de abril de 2020 Tony Robinson
DW-GMF-2014-Pressenza-team-720x479
El equipo de Pressenza en el Foro Mundial de Medios de Comunicación de la Deutsche Welle, 2014, (de izq. a der., David Andersson, Baher Kamal, Tony Robinson, Silvia Swinden, Tony Henderson, Pía Figueroa, Reto Thumiger) (Imagen de Foro Mundial de Medios de Comunicación de la Deutsche Welle)

Silvia nació en Buenos Aires, Argentina, en una familia judía no practicante.  Sus padres eran maestros y su hermana mayor, Luci, seguía sus pasos, pero Silvia quería ser doctora.  Y así llegó a serlo a principios de los 70, durante la dictadura militar en su país.

Fue en este punto de su vida que se encontró por primera vez con el creciente movimiento de activistas que seguían las enseñanzas de Silo.  Este fue el momento crucial de su vida que la cambió para siempre.  Su mensaje de cómo curar el sufrimiento resonó fuertemente con ella, «Sólo la fe interna y la meditación interna pueden acabar con la violencia en ti, en los demás y en el mundo que te rodea», ¡pero los extraños personajes con los que se encontró en ese momento la disuadieron de participar formalmente!

Su trabajo con el sindicato de médicos condujo finalmente a un período de cuatro semanas de encarcelamiento durante la guerra más sangrienta de la Argentina contra su propio pueblo: era una persona entre decenas de miles de detenidos a manos de los militares, muchos de los cuales eran mucho menos afortunados que ella.  Silvia no necesitó una segunda advertencia.  Al ser liberada, mantuvo la cabeza gacha, ahorró y pidió prestado todo el dinero que pudo y tomó el primer barco a Barcelona, donde inmediatamente se puso en contacto con los siloistas que también se habían establecido allí, y comenzaron a hacer crecer sus grupos.

Fue a través del siloismo que conoció al hombre que sería el amor de su vida, amigo, compañero y, finalmente, su marido, Jon.  Siloistas de todo el mundo se conocieron en las Islas Canarias en 1978. Silvia conoció a Jon e inmediatamente se enamoró de él («Me gustaban los tipos que se parecían a Jesucristo», me dijo una vez) a pesar de que ninguno de los dos hablaba más que unas pocas palabras del idioma del otro.

En 1981, después de una situación complicada de 3 años tanto para Silvia como para Jon, se mudó a Londres con un inglés rudimentario y se sumergió en el Movimiento Humanista que se estaba desarrollando entonces en el Reino Unido.  Sin embargo, el momento fue un poco desafortunado, ya que casi terminó encarcelada por segunda vez cuando estalló la Guerra de las Malvinas en abril de 1982, cuando las autoridades británicas consideraron seriamente la posibilidad de acorralar a todos los nacionales argentinos en el país «por su propia protección».

Los títulos de medicina de Silvia en Argentina no eran totalmente reconocidos en el Reino Unido, por lo que tuvo que someterse a exámenes de medicina en el Reino Unido y decidió especializarse en psiquiatría.  Eventualmente, Silvia se convertiría en una de las principales psiquiatras forenses del país, tratando con los más violentos asesinos de mujeres.  Pasó mucho de su tiempo profesional en las prisiones y en los juzgados trabajando en cómo evitar que estas mujeres se hicieran daño a sí mismas y a los demás.

Pero su carrera nunca fue su vida.  Su vida estaba en el Siloismo.  Como para muchos siloistas, era la única filosofía que tenía sentido entre toda la violencia física, económica, psicológica, sexual, racial y moral que el sistema imponía a la población mundial cada día.  En los años 80, pasó horas de su tiempo libre en las calles hablando con la gente sobre la necesidad de un cambio personal y social simultáneo, construyendo grupos de la Comunidad para el Desarrollo Humano, el Partido Humanista, el Movimiento Humanista y más tarde el Centro de las Culturas.

Fue en esos días (diciembre de 1988) cuando me conoció, un inocente muchacho del campo que no sabía nada de nada de las cosas importantes, y pasó horas inspirándome para transformar mi propia vida utilizando las técnicas desarrolladas en el Movimiento Humanista.  Fue mágica la forma en que contó las historias y la forma en que explicó la doctrina.  Me sentaba allí con asombro, enamorándome del mundo que ella pintaba en mi cabeza, pensando para mí mismo, ¿cómo tendré alguna vez la capacidad de recordar todo esto para poder repetirlo a los demás?  No importaba la situación en la que me encontrara, no importaba la dificultad, Silvia siempre conocía la parte adecuada de las enseñanzas de Silo para mirar, la técnica adecuada, la anécdota adecuada para compartir.

Juntos tratamos de humanizar primero Highgate, el barrio donde ella vivía, y luego Camberwell, donde yo vivía. Cuando eso no funcionó muy bien, nos fuimos al extranjero para unirnos al creciente número de humanistas que estaban desarrollando misiones en nuevas partes de África, Asia y América Latina.

Llegamos a Nairobi en agosto de 2000, sin saber qué esperar, y terminamos coordinando un taller de dos días para 50 personas.  No podíamos creer lo que estaba pasando.  Durante los siguientes 4 años viajamos frecuentemente a Kenya repitiendo la experiencia a un número cada vez mayor de personas que, ingenuamente pensábamos, veían el mundo de la misma manera que nosotros.  Silvia, inspirada por estas experiencias, comenzó a repetirlas en Colombia.  Tomando a veces riesgos extraordinarios al viajar en autobús por el campo colombiano en una época de guerra civil abierta.  También regresó a Barcelona, reencontrándose con muchos amigos con los que había trabajado antes en los años 70.  Esta reconexión le trajo una enorme alegría.

Silvia, para mí, se caracterizaba por su altísimo intelecto que finalmente derivó en escritos.  En los años 90 empezó a escribir su primer libro, Del Mono Sapiens al Homo Intencional[1] que fue publicado en 2006.  Contenía sus ideas sobre el humanismo, el psicoanálisis, la sociología y la psicología del comportamiento, la violencia, el darwinismo, la economía y la ciencia, entre muchos otros temas.  Era toda su visión del mundo a través de la perspectiva de la enseñanza de Silo, y recuerdo que estaba absolutamente aterrorizada de enviarle una copia a Silo.  Él fue posiblemente la única persona que hizo que Silvia dudara de sí misma.  Sin embargo, le dio su sello de aprobación.

Cuando Pressenza se creó en 2009 en medio de los preparativos de la Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia, Silvia se unió de todo corazón.  Siempre tenía algo interesante que decir sobre cualquier situación actual en las noticias y fue una de las escritoras más prolíficas de la agencia.  Hay 954 entradas atribuidas a Silvia en nuestro archivo, ¡traducidas a todos nuestros idiomas!

El último gran escrito de Silvia fue una monografía titulada «El espacio de representación como experiencia psicosocial: una psicología de la imagen, la intencionalidad, los impulsos y la trascendencia al servicio de la revolución no violenta»[2].  La contribución de Silo a la psicología a través de su desarrollo del esquema de la conciencia y el espacio de representación la fascinó.  Como psiquiatra podía ver todos los defectos de lo que la medicina occidental venía haciendo en los campos de la psicología y el psicoanálisis, pero era lo suficientemente sabia para ver dónde se estaban haciendo bien las cosas, y también cómo la Psicología Siloista podía hacer una contribución.  Se apresuró a terminar su monografía cuando se le diagnosticó en diciembre de 2018 lo que probablemente era un diagnóstico equivocado de cáncer de páncreas.  Los médicos nunca averiguaron cuál era la raíz del problema dentro de su cuerpo, pero lo que es seguro es que llevó a la leucemia que finalmente dio el golpe final.

El último período desde ese diagnóstico llevó a Silvia a algunas de las experiencias más profundas de su vida.  Se dedicó a resolver finalmente todos los rastros de contradicción en su vida, reconciliándose con absolutamente todo y todos.  Un equipo de amigos de todo el mundo la apoyó en ese período: Ariane, Dani, Karen, Danny, Inma, Monica, Dario, y muchos, muchos más en visitas a Londres y a distancia, pudieron apoyarla y ayudarla a purificarse.

Todos estábamos en un limbo con la situación de Silvia. ¡Tantas veces creímos que estábamos en los últimos días, y tantas veces fue más fuerte que las enfermedades que empecé a referirme a ella como mi amiga inmortal!  Hubo días oscuros, pero sobre todo hubo días fantásticos.  Se tomó sus últimos días de lucidez en el hospital en esa habitación de aislamiento, para hacer un último retiro personal y limpiar cualquier cabo suelto.  Estuvo absolutamente lúcida hasta unos 4 días antes de dejarnos.  Así es como quería irse.  ¡Brillante en la mente hasta el final!  Hay en alguna parte de su ordenador un documento con una síntesis de la experiencia de los últimos tres años que estoy deseando leer algún día.

Silvia nos deja en la que posiblemente sea la época más interesante de la historia de la humanidad desde el Renacimiento italiano.  La pandemia de coronavirus está retorciendo el mundo en nuevos caminos que nunca antes se pudo imaginar.  Ella estuvo aquí para ser testigo de la apertura de una puerta a una nueva civilización, pero no pudo atravesarla con nosotros.

Ella se une a muchos de sus más importantes guías en la constelación de los grandes que han venido antes que nosotros en la tarea de humanizar la Tierra y allanar el camino hacia el brillante mundo que pintó en mi cabeza hace tantos años.

Todos nosotros en Pressenza y todos los que la conocieron hoy le daremos las gracias por el tiempo que pasó junto a nosotros y por la contribución positiva que fue capaz de hacer en tantas de nuestras vidas.

Silvia Swinden, nacida Bercu (1949 – 2020), deja atrás a su marido, Jon, y a su hermana mayor, Luci.

 

A continuación, copiamos el texto de la Ceremonia siloista de la Muerte, del libro «El mensaje de Silo».  No hay más palabras conmovedoras o útiles en este momento.

La vida ha cesado en este cuerpo. Debemos hacer un esfuerzo para separar en nuestra mente la imagen de este cuerpo y la imagen de quien ahora recordamos…

Este cuerpo no nos escucha. Este cuerpo no es quien nosotros recordamos…

Aquel que no siente la presencia de otra vida separada del cuerpo, considere que, aunque la muerte haya paralizado al cuerpo, las acciones realizadas siguen actuando y su influencia no se detendrá jamás. Esta cadena de acciones desatadas en vida no puede ser detenida por la muerte. ¡Qué profunda es la meditación en torno a esta verdad, aunque no se comprenda totalmente la transformación de una acción en otra!

Y aquel que siente la presencia de otra vida separada, considere igualmente que la muerte solo ha paralizado al cuerpo; que la mente una vez más se ha liberado triunfalmente y se abre paso hacia la Luz…

Sea cual fuere nuestro parecer, no lloremos los cuerpos. Meditemos más bien en la raíz de nuestras creencias y una suave y silenciosa alegría llegará hasta nosotros…

¡Paz en el corazón, luz en el entendimiento!


[1] Swinden, S (2006) “Del Mono Sapiens al Homo Intencional: La fenomenología de la revolución no violenta”. Londres: Adonis & Abbey Publishers

[2] Swinden, S (2019) El espacio de representación como experiencia psicosocial Una Psicología de la imagen, la Intencionalidad, los impulsos y la trascendencia al servicio de la revolución no violenta, Francia: Parque de Estudio y Reflexión La Belle Idée, accesible en: https://www.parclabelleidee.fr/monographies.php

Tomado de Pressenza

Tony Robinson

Tony Robinson
Tony Robinson, miembro del Partido Humanista Internacional y Mundo sin Guerras y Violencia, miembro del comité coordinador de Abolición 2000, y autor del libro "Café con Silo y la búsqueda de sentido de la vida".

Si quieres publicar artículos, fotografías o vídeos, envía el material junto con tus datos a [email protected], estamos muy agradecidos de tu aporte . ¡Participa!

globatium, periódico colaborativo de España e Iberoamérica

Te puede interesar

hacia el nuevo humanismo

Convocando hacia el Nuevo Humanismo

Hugo RG
Opinión 19 de mayo de 2020

El futuro será según lo construyamos y ojalá utilicemos herramientas que sean útiles a todos y recordando las palabras del sabio "No habrá progreso social si no es de todos y para todos"

gazzeta di parma

Noticias de Coronalandia

Emanuela Widmar
Opinión 17 de marzo de 2020

Esta epidemia nos ha dejado al descubierto, nos ha privado de nuestros hábitos más simples, nos ha quitado nuestras certezas, pero también nos ha hecho descubrir una nueva emoción al reconocernos en nuestro prójimo, en nuestros vecinos, nuestros conciudadanos

Lo más visto

hacia el nuevo humanismo

Convocando hacia el Nuevo Humanismo

Hugo RG
Opinión 19 de mayo de 2020

El futuro será según lo construyamos y ojalá utilicemos herramientas que sean útiles a todos y recordando las palabras del sabio "No habrá progreso social si no es de todos y para todos"

 Ayudar a GLOBATIUM 

Apoya nuestro proyecto editorial GLOBATIUM para que podamos continuar en este momento que la publicidad no podrá sustentarnos, creemos que entre todos podremos superar esta pandemia, gracias por tu participación

Boletín Globatium

booked.net